<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1069148873240546&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
 2208-1324 Regresa al SITIO > Haz una CITA >
Publicado por Colegio Paseo Jul 10, 2020 9:46:00 AM

Qué es la regulación emocional y cómo ayudarle a tu hija a desarrollarla

La regulación emocional es una habilidad que todos nosotros aprendemos a desarrollar, desde que nacemos, y que fortalecemos con la guía adecuada. Ayudar a nuestras hijas a que sepan cómo autorregularse es una de las tareas más importantes de los padres

Qué es la regulación emocional

La regulación emocional o la autorregulación es la capacidad de controlar y modular las emociones que uno tiene, cuándo las tiene y cómo las experimenta y las expresa.

Aprender a autorregularse es un hito clave en el desarrollo infantil, cuyos cimientos se establecen en los primeros años de vida. La capacidad de una niña para regular sus emociones influye en sus relaciones familiares y de pares, su rendimiento académico y su salud mental a largo plazo.

Contenido relacionado: 3 formas de que tu hija desarrolle madurez emocional

Cómo ayudar a una niña a regular sus emociones

Si bien muchos factores, incluidos maestras, escuela, vecindario, compañeras, cultura y genética, pueden influir en su capacidad para regular emociones, los padres y la familia desempeñan un papel central.

Veamos los cuatro factores principales que inciden en la capacidad de una niña para controlar sus emociones.

1. Ejemplo e imitación de los padres

El ejemplo de padres ha sido reconocido como un mecanismo crucial a través del cual las niñas aprenden. Las niñas observan cada movimiento de sus padres, e internalizan y luego imitan sus comportamientos.

La propia capacidad de los padres para practicar la autorregulación se encuentra entre los primeros modelos relacionados con las emociones que aprecian las niñas. Así, aprenden la reacción "correcta" en diferentes contextos. Observan cómo los padres controlan o se oponen a sus sentimientos e impulsos.

Una investigación mostró que las niñas de padres a los que les cuesta trabajo regular sus emociones son más propensas a terminar con problemas para regular las suyas.

Además de la observación activa, las niñas también aprenden a través del “contagio emocional” - cuando inconscientemente sienten las emociones de sus padres y responden con unas similares.

El modelado parental es la forma número uno de enseñarles a las niñas sobre autorregulación. La regulación emocional en las niñas proviene, sobre todo, de la regulación emocional en los padres.

Las actividades o herramientas de regulación emocional dirigidas a las niñas sólo deben usarse como un suplemento o último recurso para aquéllas que no tienen un buen modelo de regulación emocional a seguir. No deben usarse como reemplazo de un buen modelo parental.

Para ayudar a las niñas a desarrollar un control emocional efectivo, los padres pueden

  • trabajar para adoptar mejores estrategias de regulación emocional,
  • modelar las emociones positivas y regulación emocional
  • exponer a las niñas a un ambiente positivo y a las personas con buenas habilidades de autorregulación

2. Crianza y educación

Las prácticas de crianza cálidas y aceptables pueden ayudar a las niñas a desarrollar una buena regulación emocional.

La propia creencia de los padres en el manejo de las emociones también es importante. Los padres que notan, aceptan, validan los sentimientos negativos de sus hijas y empatizan con ellas tienden a afectarlas positivamente. Luego pueden enseñarles a verbalizar cómo se sienten y alentarlas a resolver problemas.

Pero si los padres son despectivos o desaprueban de la expresión de emociones, especialmente las negativas, las niñas tenderán a desarrollar métodos destructivos de regulación emocional.

Estos padres generalmente se sienten incómodos al expresar sus emociones y tienden a enseñarles a sus hijas, ya de un modo indirecto, a reprimir sus sentimientos.

Los padres que responden negativamente a las niñas o las castigan por su reacción emocional pueden hacer que se alteren más, activando aún más su respuesta de “pelear o huir” y dificultando que se calmen.

Cuando esto sucede, puede parecer que la niña está siendo más desafiante, mientras que se halla sobreestimulada. Decirle a una niña en medio de un berrinche que "se calme" la estimulará hasta el punto de sufra una crisis. Tendrá también la probabilidad  de adquirir habilidades de regulación más pobres.

Para enseñar la autorregulación efectivamente, los padres pueden adoptar el siguiente enfoque de crianza:

  • Ser cálidos, aceptar y responder a las necesidades emocionales de sus hijas,
  • Hablar sobre emociones
  • Aceptarlas, apoyarlas y mostrar empatía al validar sus sentimientos negativos
  • Ser pacientes
  • No ignorar, descartar, desalentar, castigar o reaccionar negativamente a las emociones

3. Fomento de un ambiente emocional positivo

El ambiente de la familia en general es un buen indicador de la capacidad de una niña para autorregularse. 

Cuando el ambiente emocional es positivo, receptivo y consistente, las niñas se sienten aceptadas y seguras.

Contenido relacionado: Por qué ser positivo te ayudará en la crianza

Cuando el ambiente emocional es negativo, coercitivo o impredecible, las niñas tienden a volverse más reactivas e inseguras.

Una de las razones más comunes para que exista un ambiente familiar negativo son los conflictos matrimoniales. Las niñas en estas familias suelen aprender formas no constructivas de manejar los conflictos y las emociones interpersonales. Estas niñas también son menos propensas a desarrollar competencias sociales.

Para generar un ambiente familiar positivo, los padres pueden:

  • Expresar emociones genuinamente positivas

  • Buscar ayuda para manejar mejor los conflictos matrimoniales o las personalidades negativas dentro de la familia

  • Trabajar para mejorar las relaciones entre padres e hijos y las relaciones entre hermanos

4. Enseñar

Las niñas pequeñas dependen de los adultos para aprender de regulación emocional. A medida que van creciendo, la función ejecutiva de las niñas en edad escolar juega un papel más importante.Los padres pueden enseñarles de autorregulación al utilizar las siguientes estrategias respaldadas por la ciencia.

  • Habilidades de afrontamiento (por ejemplo, contar hasta 10, respirar profundamente, ejercicios de respiración, mindfulness)
  • Redirigir la atención (por ejemplo, “¡mira, aquí hay un conejo rojo!”)
  • Reevaluar y reformular una situación (por ejemplo, “podemos convertir esto mejor en un cohete”)
  • Retroalimentación positiva

Si la información sobre cómo ayudarles a las niñas a desarrollar habilidades de regulación emocional se siente como una tarea pesada, es porque lo es. Es un recordatorio de que nuestro trabajo como padres es primordial al contribuir al futuro de nuestras hijas.

Lo que debemos hacer es seguir trabajando en nuestras propias capacidades emocionales y esforzarnos por generar un ambiente de apoyo. Y nunca es demasiado tarde para comenzar.

Si eres padre de una adolescente y te interesa saber cómo puedes conocer mejor el mundo emocional de tu hija así como guiarla en este complicado periodo, te compartimos el siguiente documento que puedes descargar en este enlace:

Guía para que los padres sobrevivan los años de adolescencia

También podría interesarte:

Categorías: Consejos para padres, Colegio Paseo

Escrito por Colegio Paseo