<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1069148873240546&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
 2208-1324 Regresa al SITIO > Haz una CITA >
Publicado por Colegio Paseo Sep 7, 2020 2:54:00 PM

El papel del vínculo entre mamá e hija en la educación

El vínculo entre mamá e hija es verdaderamente único e influye de manera significativa en el desarrollo y en la socialización de las niñas a lo largo de la vida.

Cultivar la conexión emocional entre madres e hijas puede fomentar el apoyo mutuo. Estas ideas te ayudarán a ser una excelente madre para tu hija.

Reconoce tu impacto 

Las madres, desde luego, son una influencia poderosa. La forma en que una mamá actúa frente a su hija influirá considerablemente en su comportamiento. 

Las madres capaces de modelar cómo sentirse orgullosas y competentes, disfrutar de sus logros y tener una imagen positiva de sí mismas, están habilitando a sus hijas de múltiples maneras.

Aprende a decir no

Decir no las beneficiará a ambas. Las hijas, como los hijos, se sienten más seguras a través de los límites. Los límites son esenciales para que cualquier niña se mantenga a salvo emocional y físicamente. 

Las hijas a menudo los transgreden e incomodan a sus madres con el fin de que cedan a sus caprichos. Al mantenerte firme, le demostrarás a tu hija que la firmeza es una cualidad que vale la pena encarnar

Tu firmeza le dará confianza para decir no cuando sus compañeras la presionen a amoldarse y dentro de otras relaciones importantes.

Sintoniza con ella

Nunca pierdas la oportunidad, cuando te sea posible, de disfrutar de la presencia de tu hija. Repara en cómo es. Repara en ella y respalda sus gustos, sus preferencias y sus opiniones. 

No es necesario que estés de acuerdo con ella, pero puedes validarla, lo que le mostrará respeto y le dará permiso para sentirse independiente y única.

Reafirma sus emociones

No impidas que tu hija se enoje, más bien enséñale las habilidades indispensables para superar emociones intensas de manera efectiva. Debe también poder experimentar esas emociones, aprender a sobrellevarlas y lidiar sabiamente con ellas.

Muéstrale que es bueno expresar muchas emociones. Las emociones son una herramienta increíblemente poderosa y debemos enseñarles a nuestras hijas que el enojo o el resentimiento son señales de que hay algo que importa y que debe expresarse.

Ten confianza

Ten confianza en tus habilidades de maternidad. Tu instinto maternal te indicará cómo cuidar bien a tu hija y cómo educarla para que desarrolle una personalidad propia. 

Esta intuición te guiará para que establezcas límites y sepas si necesita tu ayuda y cuándo. Independientemente de lo que les digan a sus madres, las niñas desean que jueguen un rol imprescindible en sus vidas.

Amplía tu definición de belleza

Las madres deben estar implicadas en cualquier conversación sobre belleza con sus hijas. No permitas que los medios o la cultura popular la eduquen en torno a lo que debería ser la belleza. Enséñale y recuérdale que la belleza viene de adentro

Es una cualidad que brilla por cuenta propia. Cuanto más puedas asimilar esto, mejor podrá hacerlo ella.

Ayúdala a que encuentre su pasión

Aliéntala a que participe en una variedad de actividades de modo que pueda descubrir sus pasiones durante la adolescencia temprana o media. Algunas chicas tardan más que otras en encontrarlas. Piensa en estas chicas como colibríes, lo que las impulsa es la curiosidad. 

Contenido relacionado: Lo que toda niña necesita de su madre durante la adolescencia

Una vez que una niña haya encontrado su pasión, podrá usarla como motivación para desarrollar sus habilidades.

Desafía a la imagen común sobre las niñas

Permitir que una hija cometa errores es una de las mejores maneras de edificar su confianza en ella misma. Al evitar que fracase en toda circunstancia sólo crearás un círculo vicioso que implique: "debes ser perfecta". 

Dale la posibilidad de luchar, con el objetivo de que las circunstancias difíciles la vuelvan una persona más fuerte y comprenda que es capaz de superar los desafíos que se le presentan. Esta es una lección valiosa que niños y niñas aprenden de los padres de su mismo sexo.

Las niñas crecen y se convierten en mujeres así como toda mujer fue alguna vez niña. Algunos sostienen que las mujeres se enfrentan con las mismas cosas que las niñas, sólo que en un contexto distinto. Esto puede ser fuente de empatía o un reto a vencer, dependiendo de si las mamás todavía deben superar ciertos obstáculos.

Contenido relacionado: Cómo afianzar los vínculos afectivos entre padres e hijas

Conoce más acerca de lo que nuestro Centro de Educación Familiar les aporta a nuestros padres de familia. A través de conferencias, formación doctrinal y actividades de integración familiar buscamos que mejoren como padres y como seres humanos. Entra aquí:

Escuela para Padres >

También podría interesarte:

Categorías: Colegio Paseo, Escuela para padres

Escrito por Colegio Paseo