<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1069148873240546&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
 2208-1324 Regresa al SITIO > Haz una CITA >
Publicado por Colegio Paseo Esmeralda Dec 23, 2019 9:18:00 PM

Cómo motivar a tu hija para hacer la tarea

Como padres, constantemente tratamos de encontrar el equilibrio adecuado entre los extremos. ¿Brindo apoyo o mejor no? ¿Estoy ayudando demasiado? ¿O lo estoy haciendo muy poco?

Puede resultar preocupante que en nuestra búsqueda sincera por apoyar a nuestras hijas, y estar al tanto de ellas cuanto podamos, en realidad las perjudiquemos. Ya sea mediante recordatorios diarios acerca de sus próximos exámenes, quejas sobre las tareas pendientes y un control constante sobre las calificaciones. . . ¿Les estamos comunicando que no las creemos capaces?

¿Estamos implicando que no pueden recordar, terminar o concentrarse sin nuestro respaldo? ¿Podría ser este el motivo por el que a tantas niñas les resulta más complicado tal asunto? No queremos que fracasen, que se metan en problemas o que no se destaquen en la vida, por lo que entonces intervenimos.

Maestros y padres tienen un objetivo similar: aumentar la confianza, la comprensión y las habilidades de niñas y adolescentes. No sólo para que sobrevivan, sino para que prosperen en el mundo. La parte más difícil es que eventualmente deberán luchar sin nosotros. Aunque no nos guste, tenemos que cumplir con el cometido, pues no estaremos cerca para siempre.

Hay quien podría pensar que realmente no debería involucrarse mucho para que logren triunfar por cuenta propia. Pero, en realidad, no es que las niñas y adolescentes no requieran de nuestra ayuda. Sí la necesitan, pero idealmente menos o de un modo distinto a medida que van creciendo.

A menudo es difícil que lo que asumes como responsabilidad tuya, sea asumido por otras personas, incluyendo tus hijas. Así que aquí hay tres cosas que debes preguntarles todos los días después de la escuela:

  1. ¿Qué tienes que completar el día de hoy?
  2. ¿Cuál es tu plan para hacerlo?
  3. ¿Necesitas algo?

Notarás que todas estas preguntas enfatizan que este es su trabajo, no el tuyo. No obstante, denotan que también te encuentras disponible e interesada.

Para tu hija de primaria, puedes:

• Elaborar una caja de suministros que use regularmente para hacer la tarea.

• Disponer de un buen lugar para trabajar, podría ser la mesa de la cocina u otro lugar cómodo para leer.

• Dividir las tareas grandes en más pequeñas, más fáciles y más rápidas de completar.

• Permitirle elegir qué tareas pequeñas completar y en qué orden.

Contenido relacionado: ¿Cómo organizar el tiempo de tu hija después de clases?

• Notar cuándo se halle frustrada y alentarla a solicitar tu ayuda o a tomarse un descanso antes de volver a intentarlo.

• Enseñarle a abordar a alguna maestra u otras niñas en la escuela y a manejar las diferentes contestaciones que puedan surgir. Elogiar su valentía.

Para tu hija de secundaria, puedes:

• Animarla a comunicarse por adelantado cuando necesite de suministros especiales para proyectos (preferiblemente que no sea en la mañana del día indicado).

• Darle a saber a que algunos días podría tenerte cerca para recibir tu apoyo y otros podría despejar un escritorio o un área para trabajar en silencio por su propia cuenta.

• Motivarla a realizar un seguimiento de todos los plazos y trabajos diarios a través de: un planificador en que escriba a mano, una apartado digital en sus teléfonos, un calendario de pizarra en su habitación (o una combinación de las anteriores).

• Ayudarla a decidir si requiere de un descanso antes de comenzar a trabajar en la escuela o si prefiere completarla para que el resto de su noche sea libre.

• Alentarla a enviarle correos electrónicos a maestras o entrenadoras o acudir con ellas respecto a cualquier inquietud o pregunta que les surja. Indicarles lo que podría suceder en caso de abandonar un deber o cooperar con una lluvia de ideas acerca de lo que podría decir.

Para tu hija de preparatoria, puedes:

• Repetir tácticas que hayas intentado en años anteriores para ver si aún funcionan o si deben ser ajustadas o cambiadas por completo.

• Trabajar en tus propios asuntos, sin decir nada, sólo brindándole compañía a tu hija.

• Estimularla a compartirte lo que debe concretar, cómo se siente al respecto, su plan para terminarlo, lo que debe usar para hacerlo, y los triunfos y errores que ha cometido.

Contenido relacionado: 7 habilidades de gestión del tiempo para los adolescentes

• Modificar tu función por una exclusivamente de asesoramiento (puede preguntarte por tus pensamientos u opiniones), incluso aunque te sea difícil esperar a ver qué sucede, como consecuencia de sus decisiones independientes.

Empoderemos y alentemos a nuestras niñas y adolescentes, en lugar de sobreprotegerlas o hacer que se confíen. Así que será mejor abordar el problema de esta manera: prepara a tu hija para el camino, no esperes que el camino se adecue a tu hija.

En caso de que estos consejos te hayan sido de utilidad y buscas obtener más información sobre cómo mejorar el desempeño académico de tu hija, por medio del siguiente documento podrás conocer 5 puntos clave esenciales para que tu hija sea exitosa en la escuela. Entra aquí y descárgalo:

5 claves para que tu hija tenga éxito en la escuela

nina-ayuda-tarea

También podría interesarte:

Categorías: Colegio Paseo Esmeralda