<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1069148873240546&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
 2208-1324 Regresa al SITIO > Haz una CITA >
Publicado por Colegio Paseo Esmeralda Jul 11, 2019 12:35:21 AM

¿Cómo enseñarle el valor de la tolerancia a tu hija?

Hay mucho en qué pensar cuando se trata de tomar las decisiones correctas para tu hija: escuela, tarea, deportes, amigos...

Es comprensible, entonces, que muchos padres no piensen mucho acerca de la intolerancia (a menos de que, por supuesto, su hija sea víctima de ella). Esto puede ser especialmente cierto en comunidades con poca diversidad, donde temas como clasismo o racismo rara vez surgen públicamente.

La tolerancia es un componente clave para desarrollarnos como buenos seres humanos e interactuar sensiblemente con personas de diferentes orígenes. Las niñas necesitan aprenderla en alguna parte. Pero, de cualquier modo, ¿cómo se “enseña” la tolerancia?

Aquí hay cinco maneras en las que puedes promoverla en tu hija:

  1. Leer

La lectura nos permite explorar diferentes culturas, distintos puntos de vista y varias experiencias vitales que quizás no encontremos en nuestra vida diaria. Y si bien esto puede parecer más un impulso por apagar la televisión, la neurociencia moderna respalda lo que muchos han sabido desde el principio.

La ficción es particularmente poderosa, ya que le permite al lector experimentar el mundo a través de otros ojos. ¿Y dónde quedaría la tolerancia si uno no se pusiera en los zapatos de otra persona?

La mejor manera de animar a tu hija a leer es que tú también demuestres ser lector. Hazle patente que valoras la lectura, emprendan visitas regulares a una biblioteca cercana y suscríbanse a revistas y periódicos. Mientras leas libros con ella, discute los sentimientos y decisiones del personaje de una manera que anime a tu hija a ponerse en sus zapatos.

Contenido relacionado: ¿Cómo fomentar la lectura en tu hija?

  1. Aprender otro idioma

Aprender un segundo idioma es una de las mejores vías para descubrir otra cultura. Algo tan simple como comprender que el inglés no utiliza terminaciones de palabras masculinas y femeninas, que, en cambio, sí existen en español, hace que uno se percate de que otras personas perciben el mundo de manera diferente.

Aprender otro idioma casi siempre se acompaña de conocer sobre la historia y la cultura del mismo, otro factor determinante en el aprendizaje sobre la tolerancia.

Sin embargo, lo más importante de todo es que aprender nuevos idiomas les permitirá a tus hijas comunicarse con más personas. Una de las maneras más efectivas de romper las barreras y darles las herramientas para relacionarse con distintas personas.

  1. Exponer modelos de roles y héroes

El modelo a seguir de personas renombradas que han cambiado el mundo es, sin duda, esencial para el desarrollo de una niña. Emular su ejemplo y aprender sobre ellos permite que las alumnas apliquen el valor de la tolerancia.

No cambies los modelos a seguir que tus hijas ya adoran. En su lugar, abre la puerta a otras posibilidades, al hablar con ellas de tus propios héroes. Explicar a tus hijas qué rasgos piensas que son admirables en los demás es una forma poderosa de comunicar qué valores aprecias y qué características consideras fundamentales.

  1. Buscar conexiones

Recuerda que la fuente de la intolerancia, el prejuicio y el odio es casi siempre la ignorancia y el miedo que la acompaña. La manera más sencilla y efectiva de combatirla es mediante la educación, tanto dentro como fuera del aula.

Combate la intolerancia acercando a tus hijas a otras personas. La mayoría de los padres ya lo hacen al involucrar a sus hijas en deportes, actividades extracurriculares, clubes y campamentos de verano. Todo esto sirve para introducirlas a personas e ideas a que no se han expuesto antes. No tengas miedo de dar a conocer a tus hijas aspectos que las personas a menudo pasan por alto.

Enfrenta un pequeño desafío al presentar a tus hijas a personas de edad avanzada a través de programas locales en hospitales y hogares de ancianos, a personas sin hogar mediante bancos de alimentos y refugios para personas en indigencia, y a situaciones de pobreza extrema a través de programas de labor social.

  1. Enseñar paciencia

La intolerancia surge cuando nos falta la paciencia para detenernos y apreciar el mundo desde el punto de vista del otro. Esto puede ser cierto en cualquier lugar, incluso cuando respondemos a las perspectivas intolerantes de otros.

Vivimos en un mundo que no tiene “paciencia para ser paciente”, es uno de comunicación instantánea. Hay ciertas ventajas en este estilo de vida, y las herramientas tecnológicas que dan forma a nuestro mundo pueden procurarnos un gran bien. Desafortunadamente, rara vez se promueve el pensamiento cauto, deliberado y paciente. Solamente este tipo de pensamiento es la base de la tolerancia.

La mejor manera de enseñar paciencia es modelar este comportamiento en tus hijas. Prestar a tu hija toda la atención cuando te habla, o explicarle a tu hija por qué no puedes atender de inmediato una solicitud que tenga, son buenos modos de comenzar.

La tolerancia es un valor que permite a las niñas adaptarse y saber tratar con todo tipo de personas en la mejor disposición. Hacer de su entorno un espacio más agradable como comprender situaciones ajenas por medio de la tolerancia es una habilidad muy difícil de conseguir.

En el Paseo Esmeralda buscamos que nuestras alumnas aprendan los valores más esenciales, como la tolerancia, que les permiten desarrollar sus mejores cualidades, así como poder generar un impacto positivo en la sociedad. Entra y conoce sobre nuestro modelo educativo y todo lo que buscamos enseñarles a nuestras alumnas.

Modelo Educativo Paseo Esmeralda

Resultado de imagen para tolerancia niñas

Temas relacionados:

Categorías: Consejos para padres, Colegio Paseo Esmeralda