<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1069148873240546&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
 5361 6181 Regresa al SITIO > Haz una CITA >
Publicado por Kindergarten Cedros Norte Jul 25, 2019 3:02:12 PM

Síndrome del Emperador: niños autoritarios y caprichosos

¿Alguna vez has oído hablar del Síndrome del Pequeño Emperador en niños? Es una condición psicológica que altera el comportamiento de los niños. Se vuelven autoritarios y tratan de ejercer poder y control sobre el resto de los miembros de la familia.

El Síndrome del Pequeño Emperador en los niños es un fenómeno relativamente nuevo, también conocido como Trastorno de Oposición Desafiante (ODD). Los niños que lo expresan intentan obtener poder e imponerlo a todas las personas que los rodean en su día a día.

Los padres de estos niños tienen problemas reales al intentar tomar decisiones que van en contra de los deseos del niño. Lo cual puede ocurrir incluso en asuntos triviales, como al elegir qué canal de televisión ver o qué alimentos comerán para la cena. Por supuesto, esto también se extiende a temas más amplios, como en la elección de sitios para vacacionar, la compra de nuevos juguetes o incluso la decisión de darles un nuevo hermano o no.

 Cómo detectar el Síndrome del Pequeño Emperador en los niños

Como su nombre lo indica, este síndrome se caracteriza porque el niño se niega a permitir que otra persona tome decisiones por él. Pues desea sentirse permanentemente en control de su entorno, y si no siente que lo está, por lo general recurre a la agresión.

 

Esto es lo que ocurre a menudo en tales situaciones:

- Berrinches y arrebatos.

- Agresividad verbal y física hacia padres y superiores.

- Intento de manipular psicológicamente a sus padres.

- Comportamientos egocéntricos frecuentes.

- Casi cero tolerancia a la frustración.

- Excesivas e irracionales demandas.

- Interpretar a la víctima para intentar persuadir a los padres.


¿Por qué se produce este síndrome?


Los investigadores han formulado la teoría de que dicho problema se debe a la cantidad limitada de tiempo que los niños pasan con sus padres y otros parientes adultos. Las causas, entonces, parecen ser mucho más sociales que biológicas. Hay un hecho innegable que ratifica esta idea: los niños no nacen tiranos, sino que se convierten en esto a medida que transcurren los años.

Según los expertos, además, la edad promedio de los niños que sufren el síndrome continúa en disminución. ¿Qué tienen que ver las horas de trabajo de los padres con el Síndrome del Pequeño Emperador en niños? Bueno, parece que la falta de tiempo compartido con los hijos provoca que no puedan establecerse límites claros en la crianza de los hijos.

Además, se genera un sentimiento de culpa en los padres que los hace consentir más de lo que deberían a las peticiones y caprichos de sus hijos.  Debido a esto, los niños detectan que no es trabajo difícil manipularlos. Y ello no es algo que ocurre sólo con hijos únicos. De hecho, hay muchos niños sin hermanos que han sido educados adecuadamente y no sufren tal condición psicológica. Del mismo modo, también existen pequeños con hermanos que tratan de controlar tanto a ellos como a sus padres.

 

¿Qué hacer con niños así?

Lo primero que hay que resolver es el uso de la violencia. Ya sea que se trate de padres, hermanos, maestros o autoridades escolares, debe detenerse. Para lograr esto, el ejemplo y el esfuerzo de los padres es fundamental. La importancia del diálogo, el respeto y la tolerancia debe ser transmitida.

Por otro lado, también deberá trabajarse mucho para inculcarle empatía al niño. Esto significa que será crucial enseñarles a pensar cómo se sienten los demás en cada situación y cómo pueden reaccionar positivamente en un evento dado. Además, quizás, el punto más importante es establecer límites desde el principio.

En todo momento, el niño debe comprender que hay reglas de conducta a seguir, tanto en el hogar como en otras instituciones. Debe darse cuenta de que tiene que cumplir con estas reglas y permitir que gobiernen su vida.

Por supuesto, hay un último aspecto que es tan central como no negociable: el tiempo. El tener padres ahí con él, y al ejercer ellos su verdadero papel, evitará que el niño sufra de Síndrome del Pequeño Emperador en algún momento. Él sabrá que sus padres están ahí, ellos se ocuparan de él y aprenderá a respetarlos.

Como padres a veces resulta difícil educar a nuestro hijo de la manera correcta. Actualmente los niños evolucionan con mayor velocidad, y adquieren comportamientos sin precedentes, por lo que cada vez se vuelve más importante estar ahí para guiarlos adecuadamente en su comportamiento.

En el Cedros Norte Kindergarten sabemos que la educación comienza desde el hogar. Por eso nosotros buscamos que los padres sean parte integral de este proceso de aprendizaje, de tal manera, nuestros alumnos desarrollarán mejor sus habilidades y su comportamiento. Entra y conoce más de nosotros.

NOSOTROS >

3947

 

Categorías: Kindergarten, Kindergarten Cedros Norte, Consejos para padres, Aprendizaje de niños

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

ÚLTIMAS PUBLICACIONES