<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1069148873240546&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
 5361 6181 Regresa al SITIO > Haz una CITA >
Publicado por Kindergarten Cedros Norte Feb 24, 2020 9:57:00 PM

La importancia de la nutrición en el desarrollo del bebé

El desarrollo óptimo del cerebro comienza temprano y continúa durante toda la infancia. Un cerebro sano influye en qué tan bien los niños aprenden, prestan atención, controlan sus impulsos, anticipan, planifican y toman decisiones. Éste también afecta sus habilidades socioemocionales, su estado de ánimo y su salud mental.

De acuerdo con un artículo del Journal of Pediatrics sobre el papel de la nutrición en el desarrollo del cerebro, la capacidad estructural e intelectual del cerebro se fija alrededor de los 3 años. En la infancia, se establece la estructura del cerebro y el "circuito de la información".

Si bien los bebés no pueden hablar ni leer, aprenden de la observación y se conectan con sus cuidadores y su entorno. Este proceso continúa en los primeros años, lo que resulta en la aparición del lenguaje, las habilidades sociales y el aprendizaje a través del juego.

En la infancia, surgen el aprendizaje formal y habilidades indispensables como la planificación anticipada y la capacidad de tomar decisiones. Si bien el crecimiento y el desarrollo del cerebro aún prosigue durante la adolescencia, se produce un cambio. El cerebro comienza a podarse a sí mismo, eliminando las neuronas subutilizadas y las vías de información para que florezcan las más importantes.

Contenido relacionado: Cuál es la relación entre la edad y el aprendizaje de tu hijo

El desarrollo del cerebro en los niños pequeños está influenciado por muchas cosas, pero los expertos se centran en tres áreas clave: exposición, experiencias y nutrición.

La exposición a toxinas como el plomo, así como infecciones y estrés pueden tener repercusiones a largo plazo en el desarrollo del cerebro. Del mismo modo, las experiencias también pueden influir. Por ejemplo, la negligencia o el abuso pueden tener efectos indeseables, mientras que jugar con un niño o leerle es beneficioso para el desarrollo cerebral. La tercera clave para un cerebro sano es la nutrición.

Nutrientes para un desarrollo cerebral saludable

Se necesitan muchos nutrientes para el desarrollo cerebral normal y saludable, incluidas proteínas y grasas, y micronutrientes como el ácido graso omega-3 DHA, colina, hierro y zinc.

El objetivo es garantizar que se satisfagan las necesidades nutricionales de los bebés. Los cerebros jóvenes son más vulnerables al impacto de una deficiencia de nutrientes que los cerebros más viejos. De hecho, una deficiencia de nutrientes temprano en la vida puede tener un impacto en la estructura en desarrollo del cerebro, afectar su función y conducir a déficits cognitivos más adelante.

Aunque el cerebro es "plástico" y puede recuperarse de la deficiencia de nutrientes, los expertos señalan que hay ventanas críticas de desarrollo y momentos en que las regiones del cerebro tienen mayores necesidades de nutrientes. Eso hace que una deficiencia durante este crítico período de desarrollo sea más perjudicial.

Lo que puedes hacer

El desarrollo cerebral de un niño comienza en el útero, durante el embarazo, pero no termina allí.

Contenido relacionado: 10 detalles que debes saber sobre tu recién nacido

Aquí hay cinco consejos nutricionales para optimizar el desarrollo del cerebro en la infancia:

1. En los años fértiles, come una dieta rica en nutrientes.

Corrige cualquier posible déficit nutricional y mantén un peso corporal saludable. Toma vitaminas prenatales si estás embarazada.

Presta especial atención a cuánto hierro hay en tu cuerpo, ya que las investigaciones indican que alrededor de 1 de cada 6 mujeres en edad fértil tienen deficiencia de hierro.

2. Amamanta a tu hijo si puedes hacerlo.

Asegúrate de seguir una dieta rica en nutrientes, con especial énfasis en DHA, hierro y zinc. Para obtener suficiente DHA, come de 8 a 12 onzas, o alrededor de dos o tres porciones de mariscos por semana.

Si no puedes obtener suficiente DHA en su dieta, compleméntala con 200 a 300 miligramos de DHA por día, según lo recomendado por la Food and Drug Administration (EU). Planifica comenzar a darle a tu bebé un suplemento de hierro a los 4 meses si estás amamantándolo, según las indicaciones de tu pediatra. Si lo alimenta con biberón, usa una fórmula fortificada con hierro y DHA.

3. Para bebés que han sido amamantados y alimentados con fórmula, comienza con sólidos alrededor de los 6 meses.

Las provisiones de hierro y zinc de la leche materna disminuyen mientras que el requerimiento del bebé de estos nutrientes aumentarán. Incluye carnes y cereales fortificados con hierro y zinc en el patrón dietético de los lactantes amamantados.

4. No te desanimes por que tu hijo sea quisquilloso con la comida.

Durante los primeros años, los niños pueden volverse quisquillosos, lo que puede reducir su dieta y los nutrientes que reciben. Adopta una mentalidad de "cada bocado cuenta", enfócate en comidas y refrigerios con variedad de alimentos que introduzcan nuevos sabores, cocinas y texturas.

Es importante que introduzcas fuentes de grasas saludables, particularmente pescado, para ayudar a los niños a desarrollar un gusto por ellas. Ten cuidado, evita que tu hijo coma demasiados dulces y golosinas, ya que pueden desplazar los nutrientes críticos para la salud del cerebro.

5. En la infancia y adolescencia, enfócate en la calidad de la dieta.

Elige alimentos sanos y nutritivos. Aporta carnes, pescado, frijoles, granos ricos en nutrientes, grasas de origen vegetal, huevos, nueces y mantequillas y muchas frutas y verduras para anclar la dieta.

Algunas empresas e industrias producen alimentos que fomentan el desarrollo del cerebro, como el yogurt fortificado con DHA, los huevos y la leche. Los alimentos enriquecidos, utilizados en combinación con fuentes de alimentos naturales, pueden ayudar a los niños a obtener suficientes nutrientes clave para esto.

Anímate a aportarle a tu bebé todos los nutrientes que necesita para que su cerebro pueda desarrollarse de la manera más óptima. Como sabes, el cerebro forma las conexiones más importantes durante los primeros meses y años. Los beneficios de una dieta saludable y rica en nutrientes durarán toda la vida.

Si te interesa conocer si ya estás haciendo todo lo mejor y necesario para darle el mejor cuidado a tu bebé, toma el siguiente test y descubre en qué puntos puedes trabajar y cuáles ya cubres:

TEST - CUIDADO DE TU BEBÉ >

nutricion-bebe

También podría interesarte:

Lo que tu hijo necesita para su felicidad según la pirámide de Maslow

El impacto del desayuno en el rendimiento escolar

Categorías: Kindergarten Cedros Norte, Consejos para padres

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

ÚLTIMAS PUBLICACIONES