<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1069148873240546&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
 5361 6181 Regresa al SITIO > Haz una CITA >
Publicado por Kindergarten Cedros Norte May 18, 2020 1:30:00 PM

Cómo puedes enseñarle a tu pequeño a familiarizarse con sus emociones básicas

Existe una historia apócrifa acerca de que los idiomas inuit ( de pueblos del ártico) poseen al menos 50 combinaciones de palabras para diferentes variedades de nieve. Aparentemente, los niños pequeños inuit las aprenden y las vinculan con precisión a los muchos tipos de nieve con sólo escucharlas en contexto.

Si esto es cierto o no, todos los niños aprenden a usar correctamente las palabras que escuchan dentro de su cultura y su familia.

Entonces, cuando los padres de cualquier cultura mencionan una amplia gama de emociones, los niños aprenden a comprender sus propias emociones y las de otras personas. Comprender y aceptar emociones es el primer paso para aprender a regularlas.

Contenido relacionado: 4 maneras de ayudar a los niños a procesar sus emociones

Pero no te preocupes si te parece abrumadora la idea de tantas emociones. Puedes simplificar las cosas hablando de sólo cuatro emociones básicas, profundizando a medida que tu hijo se encuentre listo: 

Felicidad, que incluye amor, alegría y paz. Este es (o debería ser) nuestro estado natural, cuando nada nos afecta o perturba.

Miedo, que es una reacción a la amenaza e incluye terror, ansiedad (miedo a una amenaza no especificada), preocupación (miedo a una amenaza específica) y la sensación de encontrarnos impotentes o indefensos. Hay que tener en cuenta que cuando los mamíferos sienten miedo, a menudo se convierte en ira, como defensa.

Tristeza, que es una reacción a la pérdida y la desilusión, e incluye dolor, depresión y soledad. Asimismo, muchas personas desvían su sentimientos de decepción y tristeza al enojarse.

Ira, que es una reacción a una amenaza desde adentro o desde afuera e incluye irritación, frustración y rabia. Por otro lado, a veces, cuando una persona no manifiesta enojo, puede canalizarlo “hacia adentro” de modo que se convierta en depresión o apatía.

¿Cómo puedes enseñarle a tu hijo sobre emociones? Simplemente observa lo que sienta tu hijo y otras personas, y coméntalo de una manera en que no juzgues y las aceptes. Así aprenden mejor los niños a identificar emociones en sí mismos y en los demás. A medida que avance el día, busca oportunidades para reconocerlas:

  • "Pareces estar frustrado".
  • "¡Mira cómo brincas una y otra vez! ¡Debes estar emocionado!"
  • "Entiendo. Te sientes más seguro al saber exactamente lo que va a pasar. Yo también".
  • "¡Te escucho! ¡Realmente no te gustan las espinacas y desearías no probarlas nunca más!"

Cuando hables con tu hijo acerca de emociones, trata de resistirte a querer adoctrinarlo. En lugar de ello, hazle preguntas para ayudarlo a aprender a través de la reflexión. Por ejemplo, podrías preguntarle:

  • "Si te enojas con un amigo, ¿qué podrías hacer?
  • "Si te enojas conmigo, ¿qué podrías hacer?
  • "Si te enojas porque tu torre de bloques se cayó, ¿qué podrías hacer?"
  • "¿Tomas mejores decisiones al estar enojado o al sentirte tranquilo?"
  • "¿Qué te ayuda a calmarte cuando estás enojado?"

Si tú y tu hijo observan a otro niño llorando, podrías hacerle preguntas como:

  • "Ese niño se ve muy descontento. Me pregunto por qué está molesto".
  • "¿Qué crees que quiera/necesite?"
  • "¿Hay algo que podríamos hacer para ayudarlo?"

Preguntas como éstas ayudarán a tu hijo a desarrollar empatía. Por ejemplo, cuando los padres les preguntan en voz alta a sus hijos pequeños en lo que su hermano bebé piensa, siente y quiere, llegará a tener más empatía hacia sus hermanos y la relación entre ellos será más positiva.

Los libros infantiles constituyen otro medio para enseñar educación emocional

Estudios muestran que cuando los adultos les leen libros a los niños y hablan con ellos acerca de cómo otros niños se sienten, aumentan las acciones empáticas hacia sus compañeros, y su agresividad disminuye.

Así que la buena noticia es que cuando los padres consideran las emociones como parte de una vida plena y se refieren a ellas de manera positiva, incluso los niños pequeños pueden aprender a reconocer una amplia gama de emociones, así como los niños inuit aprenden términos para distintos tipos de nieve. 

La mejor noticia es que, si bien el nombrar la nieve no la modifica, cuando un niño comienza a expresar sus emociones, ha tomado el primer paso para aprender a manejar su comportamiento.

En Cedros Norte Kindergarten le damos primera importancia a la dimensión emocional de nuestros pequeños alumnos, por eso en los diferentes niveles con que contamos los enseñamos a desarrollar habilidades sociales y a descubrir su universo emocional. Conoce con los distintos niveles que manejamos:

Niveles >

También podría interesarte:

Categorías: Kindergarten Cedros Norte, Consejos para padres, Aprendizaje de niños