<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1069148873240546&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
 5361 6181 Regresa al SITIO > Haz una CITA >
Publicado por Kindergarten Cedros Norte Aug 15, 2020 5:57:00 PM

Cómo enseñarles autocontrol a niños pequeños

Los niños adquieren habilidades significativas de autocontrol hasta los 3 o 4 años de edad, e incluso entonces aún necesitan de mucha ayuda para controlar sus emociones e impulsos.

¿Por qué los niños pequeños tienen escaso autocontrol? La parte del cerebro responsable de ejercer control sobre la parte emocional e impulsiva no está bien desarrollada en niños menores de 3 años

Por eso es mucho más probable que los niños pequeños actúen según sus deseos, como al arrancar algún juguete de un la mano de un amigo. Se dejan guiar por el primer impulso, en vez de decirse a sí mismos: "Realmente quiero ese juguete, pero no está bien arrebatarlo".

De hecho, las expectativas de los padres en torno a sus hijos pequeños a menudo superan lo que ellos son realmente capaces de controlar sobre sí mismos. 

Muchos padres tienen expectativas altas al respecto, especialmente con tantos niños de 2 años tan verbales y capaces de repetir muchas de las reglas que los padres han establecido. 

Puede resultar confuso. Pero no es lo mismo poder repetir una regla que poder seguirla. La vida con tu pequeño será mucho más tranquila cuando tus expectativas se hallen en consonancia con sus habilidades. 

Aquí hay algunas ideas para fomentar el autocontrol:

1. Reconoce que no es fácil ser niño pequeño

Hay bastantes cosas que los niños pequeños deben hacer y que, sin embargo, prefieren no hacer: sentarse en el asiento del auto, dejar de jugar para tomar una siesta cuando no están cansados ​​o compartir juguetes. 

Hazle saber a tu hijo que lo comprendes: "Sé que estás decepcionado de no salir a jugar hoy" o “Estás enojado porque no te dejaré comer helado antes de cenar, lo entiendo". Darle a tu hijo palabras para describir sus sentimientos es el primer paso para ayudarlo a procesar sus emociones y desarrollar autocontrol.

2. Jueguen juegos que requieran control de impulsos

Coloreen el lado de un plato de papel de rojo y el otro de verde, y jueguen algunos juegos que impliquen "detenerse y seguir". Por ejemplo, cuando estén jugando afuera, tu hijo podría correr hacia ti hasta que le muestres un letrero rojo. Podrá correr de nuevo cuando este sea verde. 

Jueguen "baile congelado" con música. Cuando la música esté prendida, tu hijo debe bailar; cuando se detenga, tendrá que congelarse. 

Lee libros sobre cómo manejar el enojo o el berrinche de los niños. Aplica el juego de simulación como una oportunidad para enseñarle de autocontrol a tu hijo. Por ejemplo, un animal de peluche podría enojarse mucho o hacer algo que no debería, entonces resuelvan cómo “Mr. Oso” podría lidiar con esos desafíos.

3. Haz un plan para ayudarle a tu hijo a afrontar experiencias difíciles

Algunos niños pequeños tienen dificultades con las transiciones, mientras que otros evitan las fiestas de cumpleaños o les cuesta adaptarse a las experiencias grupales. Considera qué situaciones tienden a desencadenar un comportamiento desafiante en tu hijo. 

Hacer pequeños ajustes en las rutinas familiares (como volver a llevar a tu hijo a la juguetería después de una mala noche de sueño) puede contribuir a aminorar el comportamiento desafiante, con más "sí" y menos "no".

Contenido relacionado: Ser un buen padre sin decir "no"

4. Establece límites apropiados y consecuencias naturales

Aunque es posible que tu hijo todavía sea incapaz de seguir cierta regla, es importante fijar expectativas. La clave consiste en adoptar un enfoque de enseñanza y orientación que incluya consecuencias claras y naturales

Mantén la calma y explica la regla (“No tires juguetes. Si arrojas tu camioncito, tendré que guardarlo por 5 minutos”). Si tu hijo pone a prueba tus límites, lo cual sería de esperarse, implementa la acción consecuente con calma. 

A través de interacciones cotidianas como éstas, los niños desarrollan las conexiones cerebrales que necesitan para dominar el autocontrol.

5. Controla tus propias emociones

Como padre, uno tiene mucho poder. Tu hijo aprenderá de ti cuando se trata de manejar emociones. 

Aprender a controlar y darle sentido a sus propias emociones, y pedir ayuda cuando la necesita (y todos la necesitamos), es la mejor manera en que un niño pueda adquirir autocontrol. Al responder reflexivamente, en lugar de reaccionar, los hijos habrán aprendido una lección incomparablemente valiosa de los padres.

Puede ser un alivio saber que un hijo es capaz de actuar y decidir de acuerdo con su edad, que sabe pedir ayuda para aprender a manejar sus impulsos, y que no se porta mal a propósito, por mucho que se sienta así. 

Parte de nuestra misión en Cedros Norte Kindergarten es incluir a los padres de familia dentro del proceso educativo, pues son ellos los primeros formadores de sus hijos. Así, buscamos aportarles las herramientas para que puedan perfeccionarse como padres. Te invitamos a entrar al siguiente enlace:

 

Padres de familia >

 

También podría interesarte:

Categorías: Kindergarten Cedros Norte, Consejos para padres, Colegio bilingüe, Escuela para padres, Programas para bebés