<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1069148873240546&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
 5361 6181 Regresa al SITIO > Haz una CITA >
Publicado por Kindergarten Cedros Norte Jun 25, 2021 11:20:00 AM

Cómo enseñar a un niño pequeño a ser agradecido

De primera intención, algunos padres podrían pensar de qué manera sería posible enseñarle pautas sociales de agradecimiento a un niño que aún ni siquiera es capaz de dominar actividades o tareas mucho más sencillas.

¿Debe obligarse a un niño de 2 años a agradecer un regalo a la abuela? ¿Un niño de 4 años debería escribir una nota de agradecimiento por un regalo de cumpleaños? ¿Debemos enseñarle a un niño de kínder a mostrar aprecio por todo lo que tiene y lo que se le da?

Aunque a veces se ignora, con frecuencia enseñarles a nuestros hijos a ser agradecidos es parte de lo que buscamos como padres.

Así, tendemos a usar las palabras “por favor” y “gracias” como índice de una "buena educación". De hecho, estos modales son básicos para que podamos llevarnos bien y trabajar con otras personas en nuestra sociedad.

Incluso a los niños pequeños puede enseñárseles a decir “por favor” y “gracias”. Y dárseles indicaciones ("¿qué decimos ahora?"), retener algo que quieran ("no te daré la galleta a menos de que escuche las palabras mágicas") y guiar a través del ejemplo ("¿podrías pasarme el agua?").

Diferencia entre el compromiso social y agradecimiento

Todas éstas son formas de fomentar el aprendizaje de los modales relacionados. Pero, ¿aprender a dar las gracias es lo mismo que ser o estar agradecido?

Trata de recordar algo del año pasado por lo que te sientas agradecido. ¿Es una persona, un lugar o una cosa? ¿Un evento quizás? ¿Un estado emocional? ¿Diste gracias? ¿Cómo expresaste tu gratitud? ¿Fuiste sincero o lo sentiste como un compromiso?

El desarrollo de la moralidad está marcado en gran medida por la aparición de emociones como la vergüenza, el orgullo, la culpa, el remordimiento y la empatía.

Conforme empiezan a sentirlas, los niños tienen respuestas particulares en relación con sus acciones hacia los demás. La retroalimentación emocional contribuye a su sentido de sinceridad en torno a dichas respuestas.

Contenido relacionado: 4 maneras de ayudar a los niños a procesar sus emociones

Sin embargo, las reacciones viscerales naturales a toda persona hacen que se resalte la comparación entre los modales y la moral. Si bien ambos reflejan un aspecto de cómo tratamos a otras personas, los niños pueden practicar los modales con sólo aprenderse un guión.

El problema de que los niños demasiado pequeños aprendan guiones de modales o separados de su verdadero significado es que únicamente satisfacen un cumplimiento social sin experimentar una respuesta emocional significativa o actuar según su propia intención.

Por ejemplo, Diana, de 4 años, corre a saludar a su abuela. "¡Gracias, abuelita!", le dice, y toma el regalo que su abuela le da. Lo abre y encuentra seis pares de calcetines. Desencantada, dice: "Gracias por los calcetines, abuelita".

El primer agradecimiento, por haber recibido un regalo, es uno genuino, pero el segundo es el guión que está acostumbrada a decir.

Los niños deben practicar el agradecimiento

Enseñarles modales a nuestros hijos requiere de mucha dedicación, pero no siempre implicará que con ello les estamos enseñando a comprender el significado más profundo detrás de sus acciones. Educar hijos agradecidos es una tarea distinta, así pueda relacionarse.

Quizás al principio expresen su agradecimiento con una tarjeta arrugada y garabateada con crayón. O con un ramo de dientes de león (y otras malas hierbas) del patio trasero o del parque. O con sólo un abrazo inesperado después de un helado frío.

Los niños muestran todo el tiempo cierto sentido de agradecimiento y el deseo de ser apreciados: es nuestro papel modelarlo y devolverles este sentimiento genuino.

Con una sonrisa cálida y una voz sincera, podemos decir: “Gracias por la hermosa tarjeta. Veo que trabajaste duro. ¡Y usaste muchos colores diferentes! Esto me hace sentir muy contenta. La pondré aquí mismo, en el refrigerador, para que toda la familia pueda disfrutarla".

Contenido relacionado: Cómo premiar a los niños pequeños mediante elogios

El agradecimiento también puede inculcárseles a los pequeños mediante la Regla de oro: "Trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti". Al igual que con los adultos, es mejor que los niños vivan en un entorno en el que suela cultivarse el agradecimiento y en que ellos se sientan apreciados.

Quién sabe, tal vez cuando menos lo esperen descubran que una de las prioridades de su hijo sea una insistencia en darles a conocer lo agradecido que se siente por todo lo que hacen por él y por cuán afortunado es de formar parte de la familia.

Cedros Norte Kindergarten siempre anima a sus padres de familia a que participen con nosotros en la formación de sus pequeños, por ello contamos con una Escuela para Padres donde tienen acceso a cursos y conferencias para mejorar la educación en casa y la vida en familia. Descarga nuestro modelo educativo:

Haz click AQUÍ >

También podría interesarte:

Categorías: Kindergarten, Kindergarten Cedros Norte