<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1069148873240546&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
 5361 6181 Regresa al SITIO > Haz una CITA >
Publicado por Kindergarten Cedros Norte Nov 14, 2018 11:10:00 AM

9 formas para no criar a un niño sobreprotegido.

¿Cuándo podemos considerar que un niño es dependiente pero autónomo? Primero que nada, es importante diferenciar entre necesidades y caprichos. Como padres, es nuestro instinto cubrir las diferentes necesidades que tengan nuestros hijos. Sin embargo, muchas veces esas necesidades se ven eclipsadas por caprichos como juguetes, dulces, dispositivos, etc. 

Los caprichos son complementarios y en algunos casos pueden mejorar nuestra calidad y estilo de vida, pero desde luego, no suponen una necesidad que debamos cubrir, puesto que la supervivencia no está en juego con la satisfacción de estos deseos.

En el caso de la mayoría de padres sobreprotectores, la autonomía y la exploración suelen quedar en un segundo plano. ¿Qué podemos hacer y fomentar para evitar la sobreprotección? A continuación se describen una serie de características para reforzar la autonomía, la confianza y la autoestima de nuestros hijos:

1.- Los padres debemos saber gestionar nuestras propias emociones

Si todos los padres nos planteamos como objetivo que nuestros hijos sean capaces de autogestionarse emocionalmente, es imprescindible que nosotros seamos capaces de gestionar nuestras propias emociones

2.- Aprender de los errores

Es importante que nuestros hijos aprendan de sus errores y fracasos. En ocasiones, de manera inconsciente, no les dejamos que se equivoquen y nos adelantamos a sus errores. Hagamos de la experiencia una fuente de aprendizaje.

3.- Cuidado con favorecer excesivamente la autonomía

Decíamos anteriormente que la autonomía es uno de los pilares del apego seguro, pero si favorecemos en exceso la autonomía y la exploración, sin cuidar la intimidad y la protección, estaremos desarrollando un estilo de apego ansioso - evitativo en nuestros hijos. Hay que estar atento a ellos y a lo que necesitan. El objetivo no es favorecer la independencia en nuestros hijos, sino su autonomía.

4.- Si queremos niños empáticos, debemos mostrarnos empáticos

Queremos que nuestros hijos crezcan felices, sensibles y empáticos, pero si nos planteamos estos objetivos con ellos, la mejor manera de conseguirlo es poniéndonos en sus zapatos y siendo sensibles con ellos. Nuestros hijos no podrán serlo si no les hemos puesto atención, apoyado y amado incondicionalmente cuando eran pequeños.

5.- Tolerancia a la frustración

En la sociedad en la que vivimos, en donde casi todo se puede obtener al tocar un botón, se hace muy necesario que nuestros hijos sepan manejar la frustración y los tiempos de espera. La vida cotidiana tiene multitud de circunstancias que implican incertidumbre y momentos de aburrimiento. Es necesario que permitamos que nuestros pequeños se enfrenten a estas situaciones y aprenden a gestionarla.

6.- Los niños se pueden enfrentar a casi todas las emociones

Los adultos sufrimos mucho cuando vemos a nuestros hijos pasarla mal. Sin embargo, la evidencia empírica nos demuestra que nuestros hijos se pueden enfrentar a las diferentes emociones. Ellos deben de experimentar esas emociones para poder identificarlas, y así poder a ser asertivos y por ende controlarlas. Lo que debemos hacer, es guiarlos para que puedan llevar ese proceso, logrando un resultado óptimo.

7.- “Si quieres, puedes”

Es frecuente escuchar frases y mensajes de este tipo. Debemos tener cuidado con ellas porque dejamos todos los objetivos al alcance de nuestros hijos si se esfuerzan, y esto no siempre es así. A veces no es que no quieran, si no, que no pueden alcanzar algo.

8.- Establece límites claros

Los niños y los adultos necesitamos una serie de límites en los diferentes contextos en los que nos movemos. Decir “no” o un “sí condicional” es una manera de mostrar nuestro cariño a los más pequeños. Claro está, explicando los motivos por los cuales se les está negando lo que pidieron.

9.- Refuerza las actitudes de tus hijos

Es más efectivo para la educación de nuestros hijos que reforcemos y alabemos sus actitudes, perseverancia y trabajo, que atribuir los resultados positivos a la inteligencia de la persona. Por ejemplo, ante una buena nota en un trabajo de clase es mejor atribuir la buena calificación al trabajo, el esfuerzo y la perseverancia que a la inteligencia del alumno.

En conclusión, son muchas las cosas que podemos hacer con nuestros hijos para favorecer una relación íntima y cercana y, a la vez, fomentar su crecimiento y autonomía. Dar a nuestros hijos lo que necesitan en el momento adecuado y en la cantidad necesaria es algo que no resulta tan sencillo, pero como padres debemos tender a ello.

En el Kinder Cedros Norte, mantenemos un puente de comunicación con los padres, para poder aconsejarlos y guiarlos a que sus hijos sean que cada día mejores.

nino-sobreprotegido

Categorías: Consejos para padres, Aprendizaje de niños, Kindergarten Cedros Norte, Kindergarten

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

ÚLTIMAS PUBLICACIONES