<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1069148873240546&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
 5361 6181 Regresa al SITIO > Haz una CITA >
Publicado por Colegio Cedros Norte Sep 3, 2020 7:08:00 PM

Tips para que los niños consigan dormir mejor

Curiosamente, la mayor parte de nuestra comprensión acerca del sueño no proviene de saber lo que sucede cuando dormimos, sino de entender lo que ocurre cuando no lo hacemos. El sueño es un poderoso proceso de restauración. 

Nos ayuda a desempeñarnos mejor física, emocional y metabólicamente, así como a consolidar y dar forma a nuestros recuerdos y tiene un efecto directo en nuestra atención y nuestro comportamiento.

Esto significa, por supuesto, que a menor cantidad de sueño, menor capacidad para desempeñarse bien en la escuela. Los niños que no duermen lo suficiente son menos capaces de concentrarse, se distraen con más facilidad y muestran mayor hiperactividad o impulsividad. 

Los niños de todas las edades tienen más dificultades para aprender cuando no logran dormir la cantidad suficiente de horas.

Conceptos básicos de la higiene del sueño

El sueño es esencial, pero muchos de nosotros, niños y adultos por igual, no recibimos el suficiente. Una de las mejores maneras de enderezar los hábitos en familia es a través de una higiene del sueño más saludable. Esto implica que establezcamos hábitos que promuevan dormir bien, como rutina.

A medida que los niños crecen, cualquier rutina debe incluir una hora fija para ir a dormir, porque a menudo querrán quedarse despiertos viendo televisión, jugando o enviando mensajes de texto. 

Contenido relacionado: Cómo fijar reglas en casa sin tener que usar castigos

Y debido a que les puede resultar difícil a los niños conciliar el sueño después de tanta estimulación, la rutina también debe contemplar tiempo sin pantallas antes de  que vayan a acostarse. El objetivo es que se metan a la cama sintiéndose somnolientos.

Las siguientes recomendaciones le servirán a tu hijo para que duerma lo mejor posible y le facilitarán conciliar el sueño y permanecer dormido:

  • Horario de sueño. La hora de acostarse y de despertar de tu hijo deben ser más o menos las mismas todos los días. No debe existir más de una hora de diferencia entre estos momentos en las noches de escuela y las noches de fines de semana o de puentes.

  • Rutina a la hora de dormir. Tu hijo debe tener una rutina de 20 a 30 minutos antes de acostarse (la misma todas las noches). Debe incluir actividades tranquilas, como lectura o conversación sobre su día, que se lleven a cabo en su recámara.

  • Recámara. La recámara de tu hijo debe ser cómoda, silenciosa y oscura. Está bien que haya una luz de noche, ya que una habitación completamente oscura puede intimidar a algunos niños. 

Tu hijo dormirá mejor en una recámara fresca (menos de 24 °C). Evita usarla para tiempo de castigo. Querrás que la considere como un buen lugar, no como uno desagradable.

  • Refrigerios. Tu hijo no debe irse a la cama con hambre. Un refrigerio ligero (como leche y queso bajo en grasa) antes de acostarse es buena idea. Sin embargo, las comidas pesadas una o dos horas antes de ir a la cama pueden interferir con el sueño.

  • Cafeína. Tu hijo debe evitar consumir cafeína durante al menos 6 a 8 horas antes de acostarse. Ésta puede ser ingrediente de muchos tipos de refrescos, té helado, chocolate y, por supuesto, café.

  • Actividades nocturnas. La hora de ir a la cama debe ser un momento de tranquilidad. Tu hijo no debe realizar actividades movidas, como juegos bruscos o al aire libre, o estimulantes, como juegos de computadora.

  • Televisión. Mantén la televisión fuera de la recámara de tu hijo. Los niños pueden desarrollar fácilmente el mal hábito de “necesitarla” para dormirse. También te será mucho más difícil controlar su uso si el aparato se encuentra ahí.

  • Siestas. Según la edad y la etapa de desarrollo de tu hijo debe ajustarse su horario de siestas. Sin embargo, lo mejor es que no tome demasiadas siestas o muy largas, ya que al dormir demasiado durante el día probablemente dormirá menos por la noche.

  • Ejercicio. Tu hijo debe pasar tiempo al aire libre todos los días y hacer ejercicio a diario, pero de ser posible, dentro de las 4 horas antes de acostarse.

La consistencia es clave

El mayor obstáculo para que los niños se duerman suele ser la inconsistencia de los padres. Una vez que hayas fijado una rutina, apégate a ella: es mejor que sea predecible

Contenido relacionado: La importancia de las rutinas diarias para los niños y cómo ayudarlos a seguirlas

 

Seguir una rutina no significa que uno no pueda ser flexible. Los niños cooperan cuando los padres también tienen voluntad de trabajar con ellos, así que procura incorporar algo de flexibilidad en los horarios. 

En la primaria del Colegio Cedros Norte fomentamos que nuestros alumnos desarrollen hábitos saludables y los enseñamos a tomar decisiones y hacerse responsables de ellas. Entra aquí para conocer más de lo que nuestra primaria les ofrece a sus alumnos:

Primaria >

También podría interesarte:

 

Categorías: Consejos para padres, Colegio Cedros Norte

Escrito por Colegio Cedros Norte