<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1069148873240546&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
 5361 6181 Regresa al SITIO > Haz una CITA >
Publicado por Colegio Cedros Norte Jul 1, 2020 12:08:00 PM

¿Qué es la motivación intrínseca y cómo fomentarla en los niños?

A veces parece que cada aspecto sobre disciplinar a nuestros hijos es redundante e interminable. Pero debemos esforzarnos por que esto deje de ser así.

¿Por qué las consecuencias que aplicamos a nuestros hijos no son inmediatamente asimiladas por sus mentes y les impiden repetir comportamientos no deseados? Y, más aún, ¿por qué los refuerzos positivos no siempre logran que se repita el buen comportamiento?

El tipo de motivación es relevante

Parte de la respuesta tiene que ver con el tipo de motivación que estamos promoviendo. 

Gran parte de la disciplina que les impartimos a nuestros hijos tiene que ver con motivación externa. Ya se trate de una resolución desagradable hacia un comportamiento no deseado o de un refuerzo positivo hacia uno deseado, éstos siguen ciñéndose a una motivación basada en consecuencias.

El término técnico para la misma es "motivación extrínseca". Este tipo de motivación centrada en recompensas tiene un lugar importante en nuestras vidas, y puede producir los resultados que queremos y ser un poderoso incentivo. 

Para la mayoría de nosotros, es la razón por la que pagamos impuestos: queremos eludir la consecuencia de tener que pagarle multas altas al gobierno. Aún así, muchos padres desean más para sus hijos que la expectativa de que su comportamiento se base en el disfrute de recompensas o la amenaza de castigos.

El tipo preferible de motivación en la toma de decisiones de los hijos es la motivación  intrínseca . La motivación intrínseca proviene del interior, y no implica recompensas como resultado de determinado comportamiento. El comportamiento en sí mismo constituye la recompensa.

Motivación intrínseca vs. motivación extrínseca

Considera la motivación de tu hijo por obtener buenas calificaciones. Un motivador extrínseco sería ofrecerle una recompensa por cada "10" obtenido. Tu hijo podrá esforzarse por sacar 10, pero su objetivo seguramente será la recompensa por sus calificaciones en lugar de las calificaciones mismas.

Por otro lado, al estar motivado intrínsecamente, estudiará mucho porque la sensación de logro lo hará sentirse muy bien o porque le interesa​ el contenido de la materia o, al menos, el desafío de aprenderlo.

También es importante evitar algo llamado "efecto de sobrejustificación", que es cuando un comportamiento o actividad, ya está intrínsecamente motivado, es recompensado externamente también. Esto puede reducir la motivación intrínseca al hacer que lo que antes parece gratificante de repente se sienta más como trabajo.

Un ejemplo de esto se mostró en un estudio realizado por el investigador E. L. Deci; después de que a los participantes se les pagara por armar un rompecabezas, trabajaron menos en ello en un entorno posterior no remunerado que el grupo de control nunca remunerado, que presumiblemente buscó armarlo por diversión.

Estos consejos son útiles para fomentar motivación intrínseca

Elogia el esfuerzo y los logros, no rasgos de personalidad. 

Con el ejemplo de la boleta de calificaciones, podrías decir: "¡Eso me dice que estudiaste mucho y entregaste todo tu trabajo!". Llamar a un niño talentoso o inteligente, en cambio, es un motivador extrínseco: la recompensa es la comparación favorable implícita con los demás. 

Los niños a quienes se les enseña a valorar el esfuerzo sobre los resultados tienen más probabilidades de perseverar en el intento cuando se enfrentan a desafíos.

Contenido relacionado: Guía para formar un carácter fuerte en tus hijos

Modela tú mismo motivación intrínseca

Una buena ética de trabajo está intrínsecamente motivada. Llegar a tiempo porque se siente bien considerar a los demás es algo intrínsecamente motivado. También lo es participar en un pasatiempo que se disfruta. Asegúrate de que tus hijos presencien esta actitud.

Por otro lado, si sólo reduces el límite de velocidad al conducir cuando un policía está cerca, tus hijos verán que te has motivado externamente por cumplir con la ley. Si sólo eres amable con las personas que pueden conseguirte lo que buscas, también lo captarán. 

Está en nuestras manos mostrarles a nuestros hijos, a través de nuestro propio ejemplo, la satisfacción que proviene de la motivación intrínseca.

Habla al respecto

Muchas recompensas y castigos son herramientas útiles para guiar a nuestros hijos hacia un comportamiento apropiado y hacia la autosuficiencia. Pero además de ello, tenemos que explicar por qué hemos decidido usarlas

Habla acerca de cómo has alcanzado objetivos debido a tu propio impulso interior, de cómo tales logros satisfacen más que la búsqueda directa de recompensas. Es necesario que lo repitas porque, mientras los motivadores externos son tangibles, la motivación interna es más difícil de comprender. Requiere de más consideración.

Sin embargo, no pienses en qué tan difícil pueda ser que tus hijos actúen con base en motivación intrínseca, eventualmente y conforme crezcan les quedará más claro. Tampoco tienes que anular por completo darles recompensas, sólo sé más consciente de cómo lo haces y limita su uso a ciertas ocasiones.

Contenido relacionado: 5 frases para motivar a tu hijo y ayudarlo a tener éxito

El Colegio Cedros Norte le ofrece preceptoría a cada uno de sus alumnos, para que un asesor, en conjunto con los padres de familia, lo ayude a desarrollar un proyecto de vida y un proyecto individual de formación de modo que sepa enfrentar adecuadamente los retos que se le presenten. Conoce más:

Preceptoría >

También podría interesarte:

Categorías: Colegio Cedros Norte, Preceptoría

Escrito por Colegio Cedros Norte