<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1069148873240546&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
 5361 6181 Regresa al SITIO > Haz una CITA >
Publicado por Colegio Cedros Norte Jun 4, 2020 6:22:00 AM

¿Qué cambios emocionales ocurren durante la adolescencia?

El desarrollo emocional saludable está marcado por una capacidad que crece de manera gradual para percibir, evaluar y manejar las emociones. Este es un proceso biológico impulsado por cambios físicos y cognitivos y fuertemente influenciado por el contexto y el entorno. 

Durante la adolescencia, los jóvenes generalmente se vuelven más conscientes de sus propios sentimientos y de los ajenos, pero estas percepciones aún pueden ser tenues. 

Los adultos a veces esperan que los adolescentes eviten que sus emociones interfieran con el rendimiento académico, el trabajo y otras actividades, pero hacerlo puede ser un desafío en un entorno complejo

Algunos adolescentes pueden sentir entusiasmo de asumir nuevos desafíos a medida que se vuelven más independientes, mientras que otros pueden requerir de más apoyo. El proceso de desarrollo emocional les brinda la oportunidad de adquirir habilidades, descubrir cualidades únicas y cultivar fortalezas

Los factores que afectan qué tan bien los adolescentes se conducen en este proceso incluyen: 

  • Hormonas. Estos químicos provocan cambios físicos, afectan el estado de ánimo y aumentan las respuestas emocionales. Estas características juntas implican que los adolescentes son más fácilmente influenciados por las emociones y se les dificulta tomar decisiones óptimas. 

La adolescencia también es un momento de cambios súbitos, y a veces estresantes, en las relaciones con los compañeros, las expectativas escolares, la dinámica familiar y las medidas de seguridad en la comunidad. 

El cuerpo responde al estrés activando hormonas y actividades específicas en el sistema nervioso para que la persona pueda responder rápidamente y desempeñarse bien bajo presión

La respuesta al estrés se activa más rápidamente para los adolescentes que para los adultos, cuyos cerebros están completamente desarrollados y pueden moderar una respuesta al estrés. No todos los estresores son malos. 

Las experiencias positivas, como conseguir un primer trabajo u obtener un permiso para conducir, pueden desencadenar una buena respuesta al estrés que les permite a los adolescentes abordar un desafío con atención y concentración.

  • Autogestión. Al manejar sus propias emociones, los adolescentes pueden establecer objetivos positivos y adquirir una previsión de cómo sus emociones influirán en sus metas. Para mejorar su capacidad de manejarlas, deben aprender a reconocer y describir emociones fuertes y complejas. 

Aunque los jóvenes aprenden a describir las emociones básicas temprano en la vida, a medida que crecen desarrollan una capacidad para comprender tanto qué son las emociones como su impacto. Cuando pueden reconocer cómo se sienten, pueden elegir cómo reaccionarán ante una situación. 

También aprenden a evitar los problemas provocados por emociones fuertes. Sin embargo, debido a que el lóbulo frontal del cerebro no se desarrolla completamente hasta mediados de los años veinte, hasta entonces no manejan tan bien sus emociones y piensan en consecuencias de acciones. 

Con el tiempo y con el apoyo de padres y adultos útiles, los adolescentes pueden desarrollar las habilidades de razonamiento y pensamiento abstracto que les permiten dar un paso atrás, examinar sus emociones y considerar las consecuencias antes de actuar precipitadamente.

Contenido relacionado: 5 formas de guiar a tu hijo en los cambios en la adolescencia

¿Cómo pueden los adolescentes mejorar el manejo de sus emociones?

  • Identificándolas: Primero deben darse cuenta de cuáles son las emociones que sienten y definirlas al diferenciarlas de otras. En fin, deben nombrarla. Pues las medidas que se toman, acordes con cada emoción, son distintas dependiendo de las mismas, por lo que tendrán que tomar las adecuadas.
  • Tranquilizándose y pensando: Esto conlleva el aceptar la presencia de la emoción sentida, lo cual no implica negarla o huir de ella, sino simplemente percibirla en su justa magnitud. Así, al sentirla, podrán reducir su intensidad, ya que la enfrentarán conscientemente y no de manera impulsiva.

Al reflexionar sobre sus emociones, los adolescentes pueden llegar a comprender de qué constan realmente y así actuar conforme con lo que se siente. Hacer esto es como emplear una brújula, ya que permite discernir las causas y contemplar las consecuencias de nuestras decisiones.

  • Actuando: Más allá de la clase de emoción sentida, nuestras acciones y decisiones deben de partir de un estado de tranquilidad, por ello es necesaria la previa reflexión. El punto es actuar, no reaccionar. Reaccionar implica ceder a la circunstancias. Actuar, decidir con deliberación y conciencia.

Contenido relacionado: 5 tips para enseñarles el manejo de emociones a tus hijos

El objetivo de estos pasos debe ser que los adolescentes puedan conocerse a sí mismos al entender a fondo sus propias emociones y, por consiguiente, llevar una vida tranquila y equilibrada, tanto para ellos como para los demás. Cabe decir, que esta habilidad les servirá bastante de por vida.

Dado que en la etapa de preparatoria nuestros alumnos terminan de forjar su personalidad, los orientamos para que puedan aprender a tomar sus propias decisiones y asumir sus responsabilidades, así como a darle equilibrio a su vida. Conoce más sobre nuestra preparatoria:

 

PREPARATORIA >

 

También podría interesarte:

Categorías: Colegio Cedros Norte, Preparatoria, adolescentes

Escrito por Colegio Cedros Norte