<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1069148873240546&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
 5361 6181 Regresa al SITIO > Haz una CITA >
Publicado por Colegio Cedros Norte Aug 7, 2020 12:24:00 PM

La importancia de las rutinas diarias para los niños y cómo ayudarlos a seguirlas

Puede ser frustrante para los niños no seguir una rutina o un horario. Sin embargo, los niños pueden tener dificultades para acostumbrarse a nuevas rutinas, pero cuando ellos participan en establecerlas, será más probable que las sigan.

Para muchos niños, tener una rutina diaria es reconfortante. Saben qué hacer y cuándo hacerlo. Se acostumbran a ella. Pero algunos no siguen una rutina o un horario, especialmente si es nueva. Esto puede resultarles estresante, y más al darse cuenta de que es para que todos ordenen sus actividades durante el día.

Considera que el horario escolar es parte de la rutina de tu hijo, por lo que de siete u ocho de la mañana hasta las dos o tres de la tarde estará habitualmente ocupado en el colegio, pero acoplarse a un horario más o menos fijo el resto del tiempo también le servirá para que pueda rendir mejor en la escuela.

Si tu hijo se resiste a seguir una rutina, aquí hay cinco consejos que puedes intentar

1. Deja que tu hijo participe en crear la rutina

A los niños les gusta formar parte de los procesos de toma de decisiones. Cuando se les dan opciones y tienen voz en parte de su rutina, será más difícil para ellos negarse a seguir las actividades ordenadamente. También generará confianza. Sentirán que pueden hacer lo que necesitan con sólo un poco de ayuda.

2. Sé realista en cuanto al tiempo y las prioridades

A veces, los niños no siguen una rutina porque es demasiado estresante cumplirla dentro de un lapso establecido. 

Contenido relacionado: Cómo apoyar a tu hijo para que sepa combatir el estrés

Haz un repaso para saber exactamente cuánto tiempo lleva. Si tu hijo debe vestirse, desayunar, y alistarse por la mañana, trata de cronometrarla un día en que no tengan prisa. En caso de que tarde 10 minutos más de lo planeado, ajústala de modo que no sienta tanta presión por completar las actividades apresuradamente.

Busca priorizar lo que sea más importante. A veces todo parece importante. Pero si tú y tu hijo discuten todas las noches por lavar los platos inmediatamente después de la cena, tal vez puedan hacerlo un poco más tarde o a primera hora de la mañana. Posponer los "extras" puede reducir el estrés y los malos sentimientos. 

3. Explica la rutina con suficiente claridad

En ocasiones, los niños no siguen una rutina porque no la entienden o no saben cómo abordarla. Sé claro al establecer el orden en lo que debe suceder y en qué momento. Luego, repasen cada parte de la rutina y explícale puntualmente lo que se espera de cada tarea. 

Procura ser específico cuando des instrucciones. En lugar de: "Tienes que aspirar hoy", puedes decir: “Hoy pasa la aspiradora por tu habitación y por el pasillo".

4. Pon la rutina por escrito.

¿Qué tan frecuentemente haces una lista de tareas pendientes para no olvidar lo que debes completar? Los niños también necesitan de esos recordatorios. Escribe las rutinas a seguir y colócalas en lugares apropiados. (Por ejemplo, podrías colocar la rutina de la mañana en el espejo del baño).

Solo asegúrate de dividir los períodos en grupos de tres a cinco elementos a la vez. Más de eso puede resultar abrumador. Algunos niños serán más receptivos a imágenes combinadas con elementos escritos, pues apreciar las tareas en acción les facilita llevarlas a cabo.

5. Apoya a tu hijo para que se aprenda las rutinas.

Se requiere de tiempo para aprender y acostumbrarse a nuevas rutinas. No esperes ver un cambio de inmediato. Mantente atento a las pequeñas mejoras. Continúa sugiriéndole a tu hijo recordatorios en voz alta y señalándole el horario escrito. Si tiene problemas, está bien que lo ayudes. 

Recuerda elogiar su esfuerzo, no sólo el resultado final. Tratar de seguir una rutina es mucho mejor que no seguirla en absoluto.

Contenido relacionado: ¿Qué es la motivación intrínseca y cómo fomentarla en los niños?

Sé realista sobre lo que tu hijo pueda completar en determinado período de tiempo.  Explica los horarios o rutinas tan detalladamente como sea posible. Complementarlos con claves verbales y con imágenes les ayuda a los niños a aprendérselas de una manera más efectiva.

Además de que seguir rutinas les servirá a los niños para que tengan más orden dentro de sus vidas, con toda probabilidad mejorará su desempeño académico y les brindará una mayor sensación de seguridad. El orden, a fin de cuentas, es indispensable para el éxito académico y, más tarde, profesional.

Parte de la rutina diaria de tu hijo en la actualidad consiste en tomar clases desde casa, para lo que Cedros Norte les aporta a sus alumnos un modelo educativo de calidad a distancia. Conoce más acerca del mismo:

Cedros Norte At Home >

También podría interesarte:

 

Categorías: Colegio Cedros Norte, Modelo Educativo

Escrito por Colegio Cedros Norte