<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1069148873240546&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
 5361 6181 Regresa al SITIO > Haz una CITA >
Publicado por Colegio Cedros Norte Mar 17, 2021 10:00:00 AM

Cómo evaluar las habilidades matemáticas de los niños

Para potenciar las habilidades matemáticas de los niños, debemos identificar su nivel de comprensión. Existen formas estratégicas de hacerlo sin confundirlos aún más.

Contenido relacionado: Ideas para complementar las clases de matemáticas en la primaria

En lugar de evaluar sus habilidades matemáticas dándoles operaciones para las que podrían haber memorizado la respuesta, podemos evaluarlas tomando el lenguaje como punto de partida. Si tu hijo no entiende lo que sucede con los símbolos en papel, se le hará más difícil aplicar las matemáticas en la vida real.

Hazle a tu hijo algunas preguntas verbales (y no estrictamente matemáticas) para comprobar si entiende lo que quieres decir cuando hablas de matemáticas. A continuación, mostramos cómo evaluar la comprensión de los niños sobre conceptos matemáticos.

Contar

Para evaluar el conteo, hay muchas cosas que puedes hacer. Si deseas saber si tu hijo lo comprende, puedes intentar un ejercicio de visualización con él.

Pídele que te dé ocho cosas. Si es capaz de entregarte ocho elementos, deteniéndose en ocho sin ayuda, esto significa que es competente para contar. En caso de que continúe, está bien; déjalo que siga contando hasta que se percate de haberse pasado. Ayúdale con los dedos, al unir conjuntos (tres más cinco).

Ya que lo hagan bien, pueden ir un paso más allá. Pregúntale que si tuviera uno más, cuántos tendría. No importa que tu hijo cuente o use los dedos para obtener la respuesta; con el tiempo, desarrollará más competencia para las matemáticas a nivel mental.

Hasta entonces, déjalo que use sus propias estrategias para resolver problemas. La ineficacia lo llevará a proponerse estrategias más efectivas.

Sumar y restar

Cuando se trata de restar y sumar, puedes preguntarle a tu hijo algo como: "Si tuviera ocho ciruelas y alguien viniera y se llevara cuatro, ¿cuántas me quedarían?" Puede resolverlo con o sin dedos.

Debido a que la suma y la resta son dos aspectos de la misma idea, pueden alternar entre sumar y restar, así, por ejemplo, pregúntale: "Si tuviera 14 bloques y alguien me trajera dos más, ¿cuántos tendría?"

Si no es demasiado competente aún, también está bien. Vayan a temas más fáciles y descubre qué entiende y qué no. Ponerlo al día te será rápido y fácil si sabes qué es lo que le cuesta trabajo.

Multiplicar

Cuando queremos evaluar la capacidad de multiplicar en los niños y saber si entienden o no el lenguaje y los conceptos relacionados en lugar de sólo haberse memorizado las tablas de multiplicar, podemos recurrir a agrupaciones por filas o conjuntos de objetos.

Dispón, por ejemplo, seis filas de siete elementos y pregúntale a tu hijo: "¿Cuántos hay?" Si cuenta para obtener la respuesta y ya ha memorizado las tablas de multiplicar, ello podría ser el indicio de un problema. Le facilitarás la operación si le dices: "¿Cuánto es 6 por 7?", mientras cuenta para responder.

Muchas veces, cuando hacen esta conexión los niños que han memorizado las tablas de multiplicar entienden lo que realmente implica la multiplicación y, por lo tanto, el concepto.

Fracciones, decimales y porcentajes

Estos tres temas de matemáticas son representaciones de proporcionalidad. Los niños que tengan problemas para comprender la idea de proporcionalidad tendrán problemas con los tres.

Pueden evaluarse mejor visualmente. La forma más fácil de entender la proporcionalidad es a través de fracciones, y el mejor modo de hacerlo en la vida real es a través de medidas: con tazas, reglas o cintas métricas. Con ayuda de éstas, descubrirás rápidamente lo que entienden y lo que no.

Cuando de fracciones se trata, es importante que los niños comprendan que las fracciones, los decimales y los porcentajes son representaciones de una misma idea: proporcionalidad.

Es sólo una peculiaridad del lenguaje humano que hayamos descubierto estas tres formas distintas de representar la misma idea. Ninguna es más correcta que otra. Es relevante que los niños entiendan esto. A menudo se pasa por alto en el aula y contribuye a su ansiedad en torno a estos temas.

¿Qué puedes hacer si ves que tu hijo no entiende algo? De hecho, es bastante simple.

Déjalo responder la pregunta incorrectamente. Pregúntale por qué cree que es la respuesta correcta. Con base en su razonamiento, podrás identificar con exactitud lo que tu hijo no entiende y luego darle pistas que le permitan tener un momento “eureka” o aclarar la idea que no haya comprendido.


Contenido relacionado: Conoce las estrategias de aprendizaje más útiles para los niños

Cedros Norte te comparte una guía con 5 claves para que tu hijo tenga éxito en el estudio en casa. Haz click en el siguiente enlace y descárgala:

DESCARGA EL DOCUMENTO >

También podría interesarte:

 

Categorías: Consejos para padres, Colegio Cedros Norte, Aprendizaje de niños, Primaria

Escrito por Colegio Cedros Norte