<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1069148873240546&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
 5361 6181 Regresa al SITIO > Haz una CITA >
Publicado por Colegio Cedros Norte Dec 18, 2020 7:21:00 PM

Cómo enseñarles resolución de problemas a los adolescentes

Todos necesitamos resolver problemas a diario. Pero no nacemos con las habilidades que nos permiten hacerlo, por lo que debemos desarrollarlas.

Al resolver problemas, es bueno que podamos:

  • escuchar y pensar con calma,
  • considerar opciones y respetar las opiniones y necesidades de otras personas,
  • encontrar soluciones constructivas y, a veces, trabajar con compromisos.

Dichas habilidades para la vida son muy valoradas tanto en situaciones sociales como laborales.

Cuando los adolescentes aprenden habilidades y estrategias para enfrentar problemas y resolver conflictos por cuenta propia, se sienten mejor consigo mismos. Son más independientes y están mejor situados para tomar buenas decisiones de manera independiente.


Contenido relacionado: 9 maneras de enseñar a tus hijos a tomar decisiones sabias

Aquí, 6 pasos que puedes enseñarle a tu hijo adolescente para que aprenda a resolver problemas:

1. Identificar el problema

El primer paso para resolver un problema es determinar en qué consiste. Esto les asegurará de que ambos (tú y tu hijo) comprendan el problema del mismo modo. Cuando lo hayan hecho, formúlenlo en palabras concretas. Por ejemplo:

“Últimamente no nos has llamado para que podamos saber dónde estás”.

“Has tomado las cosas de otras personas con frecuencia sin antes pedirlas prestadas”.

"Te han invitado a dos fiestas el mismo día y quieres ir a ambas".

“Tienes dos tareas importantes para el próximo miércoles”.

Concéntrense en el problema, no en la emoción o en la persona. Por ejemplo, evita decir: “¿Por qué no recuerdas llamarme cuando llegas tarde? ¿Acaso no te importa lo suficiente que lo sepa de antemano?” Tu hijo podría sentirse vulnerable y ponerse a la defensiva o sentirse frustrado por no saber cómo solucionar el problema.

También podrás evitar que tu hijo se ponga a la defensiva si lo tranquilizas. Quizás puedas decir: “Es importante que salgas con tus amigos. Sólo necesitamos hallar cómo puedes hacernos sentir seguros. Sé que juntos podremos solucionarlo”.

2. Discernir las causas del problema

Ayúdale a tu hijo a discernir la causa del problema y sus antecedentes. Podría ser útil considerar las respuestas a preguntas como éstas:

  • ¿Por qué es esto tan importante para ti?
  • ¿Por qué lo necesitas?
  • ¿Qué crees que podría suceder?
  • ¿Qué es lo peor que podría suceder?
  • ¿Qué te molesta?

Préstale atención sin discutir ni debatir, esta es tu oportunidad de realmente escuchar sus inquietudes. Anímalo a usar palabras como: "Necesito ... quiero ... siento ..." e intenta emplearlas tú mismo. Muéstrate abierto con los motivos de sus preocupaciones y procura no culpar a nadie.

Contenido relacionado: 6 dificultades comunes en la adolescencia y cómo solucionarlas

3. Pensar en posibles soluciones al problema

Hagan una lista de todas las vías posibles para resolver el problema. Ideen un abanico de posibilidades, tanto sensatas como no tan sensatas. Eviten juzgarlas o debatirlas todavía.

Si tu hijo tiene problemas para hallar soluciones, comienza con algunas propias. Podrías empezar con algo descabellado: las soluciones divertidas o extremas pueden terminar dando lugar a opciones más útiles. Traten de pensar juntos en al menos cinco soluciones. Anoten todas las posibilidades.

4. Evaluar las soluciones al problema

Analicen las soluciones una por una, mencionen sus aspectos positivos y negativos. Consideren los pros antes que los contras, así nadie se sentirá criticado por sus sugerencias.

Después de hacer una lista de pros y contras, eliminen las opciones en las que los aspectos negativos superen a los positivos. Entonces califiquen cada solución de 0 (no buena) a 10 (muy buena). Esto les servirá para encontrar las soluciones más prometedoras.

La solución que tu hijo elija debe ser una que pueda poner en práctica y que lo encamine a resolver el problema en cuestión. Si no ha podido encontrar una idónea, vuelvan al paso 3 y busquen soluciones diferentes.

5. Poner la solución en acción

Una vez que hayan elegido una solución, planifiquen exactamente cómo funcionará. Puede ser útil dar respuesta por escrito a los siguientes puntos:

  • ¿Quién hará qué?
  • ¿Cuándo lo harán?
  • ¿Qué se necesita para poner en práctica la solución?
  • ¿Cuándo nos reuniremos para ver cómo está funcionando la solución?

Es posible que tu hijo necesite de un juego de roles o de entrenamiento para sentirse seguro con su elección. Por ejemplo, si debe resolver un conflicto con un amigo, podría ayudarle practicar contigo lo que dirá.

6. Evaluar el resultado del proceso

Una vez que tu hijo empiece a poner en práctica el plan, comprueba cómo le está yendo y ayúdalo a repetir el proceso en caso de ser necesario.

Recuerda que deberá darle tiempo para que funcione, así como estar consciente de que no todas las soluciones funcionarán. A veces, tendrá que intentar con más de una. Parte de la resolución eficaz de problemas implica que podamos adaptarnos a resultados indeseados.

Pregúntale a tu hijo estos puntos:

  • ¿Qué ha funcionado bien?
  • ¿Qué no ha funcionado tan bien?
  • ¿Qué podríamos hacer de manera distinta para que la solución funcione mejor?

Si la solución no ha funcionado, vuelvan al paso 1 de este proceso de resolución de problemas y comiencen de nuevo.

Quizás el problema no consistía en lo que tu hijo había pensado, o las soluciones no eran del todo correctas. Pero con tu apoyo, y gradualmente, aprenderá a descubrirlas con menos ayuda.

En la preparatoria del Colegio Cedros Norte estamos conscientes de que nuestros alumnos deben desarrollar independencia y adquirir las competencias que les ayudarán a tener éxito en la vida, por eso los formamos para que aprendan a tomar decisiones y desarrollen habilidades de liderazgo. Descarga nuestro modelo educativo, aquí:

Modelo educativo del Colegio Cedros Norte

También podría interesarte:

 

Categorías: Consejos para padres, Colegio Cedros Norte, Preparatoria, adolescentes

Escrito por Colegio Cedros Norte