<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1069148873240546&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
 5361 6181 Regresa al SITIO > Haz una CITA >
Publicado por Colegio Cedros Norte Jan 14, 2021 9:00:00 AM

¿Cómo enseñarle a tu hijo a ser empático?

La bondad y la compasión son cualidades que la mayoría de padres desean inculcarles a sus hijos. Pero este objetivo requiere más que sólo pedirles que sean amables con otras personas.

De hecho, las personas auténticamente amables están motivadas por un sentimiento de empatía. Son capaces de apreciar las perspectivas de otros individuos y comprender cómo podrían sentirse. También pueden anticipar cómo hacerlos sentir mejor. Cuando se comportan así, son verdaderamente empáticos.

La empatía es el componente central de la inteligencia emocional. Y si se enseña correctamente, puede contribuir en gran medida a promover una actitud prosocial. Además, los estudios muestran que los niños empáticos cultivan mejores relaciones y se desempeñan con más éxito en la escuela.

Aquí hay cinco formas en que puedes enseñarle a tu hijo a ser empático:

1. Asegúrate de satisfacer las necesidades emocionales de tu hijo

Es muy difícil para los niños tratar a los demás con amabilidad si ellos no se sienten amados. Una de las razones por las que algunos niños intimidan a otros es que no se sienten bien consigo mismos o, bien, envidian a los demás. Los padres no pueden esperar que sus hijos sean amables si no los tratan con amor y bondad.

Aun los padres bien intencionados cometen errores en torno a las necesidades emocionales de sus hijos. Por ejemplo, exigirles calificaciones perfectas, esperar excelencia atlética de ellos o incluso presionarlos para que sean populares puede ocasionar que se sientan intimidados o desmotivados.

En cambio, deben centrarse en celebrar su personalidad, su esfuerzo, sus logros, y guiarlos a adoptar comportamientos sanos. También deben procurar infundirles resiliencia, autoestima, habilidades sociales y asertividad.

2. Ayúdalo a identificar y compartir sus sentimientos

Cuando los niños entienden cómo se sienten y son capaces de nombrar sus emociones, les es más fácil identificar emociones similares en otras personas.

Permítele a tu hijo expresar sus sentimientos, aun los negativos. Por ejemplo, anímalo a compartir contigo los motivos de su enojo, tristeza o frustración y a conversar cuando sea necesario.

El objetivo es que su hijo aprenda a comunicar sus emociones sin recurrir a berrinches o a demostraciones violentas o fuera de proporción.

3. Estimula a tu hijo a explorar perspectivas ajenas

Enseñarles a los niños a observar situaciones ajenas e intentar comprender las emociones o los puntos de vista de otras personas es un punto clave en su educación.

Por ejemplo, por medio de preguntas, hazle ver a tu hijo cómo el empujar un carrito de compras podría ser mucho más desafiante para los adultos mayores. Los niños hábiles para considerar perspectivas ajenas tienden a desarrollar una mayor inteligencia emocional.

Contenido relacionado: Cómo educar a un hijo para que consiga valorar a las personas

Asimismo, tienden a tener más éxito porque saben examinar problemas desde varios puntos de vista. Y también entienden mejor las situaciones de distintos individuos o grupos.

4. Enséñale a encontrar puntos en común con los demás

Las investigaciones muestran que los niños se vuelven más propensos a sentir empatía cuando pueden relacionarse con las emociones ajenas. Entonces, si tus hijos han perdido a un abuelo o a una mascota, posiblemente sientan más empatía hacia un compañero que esté atravesando una situación similar.

Los niños adquieren más seguridad en ellos mismos cuando pueden convertir sucesos personales en razones para identificarse con los demás.

5. Alienta a tu hijo a considerar cómo podría sentirse alguien más

La empatía, ante todo, implica que sepamos cómo podrían sentirse otras personas en situaciones determinadas. Encuentra oportunidades para hablar de ello y referir situaciones específicas. Si bien es importante que compartas tus pensamientos, deja que tu hijo también hable.

Hazle preguntas abiertas como: "¿Qué observaste?" o "¿Qué te gustaría hacer si pudieras cambiar algo de esa situación?"

Cuando los niños se toman el tiempo para pensar en qué podría hacer sentir de cierto modo a otra persona, será más probable que busquen ayudarla o, por lo menos, mostrar amabilidad.

Contenido relacionado: Preguntas con las que los niños pueden practicar ser personas amables

No obstante, recuerda que la empatía conlleva mucho más que ser amable. Los niños empáticos comprenden bien sus sentimientos y se guían por los mismos para tomar decisiones.

También comprenden a los demás, manejan su estrés más efectivamente y saben relacionarse bien con extraños. En resumidas cuentas, la empatía no sólo previene actitudes antisociales, sino que encamina a los niños para el éxito en la vida.


La misión del Colegio Cedros Norte consiste en formar a personas que, además de adquirir conocimientos invaluables, guíen siempre sus acciones en virtudes, se comporten con empatía e integridad y estén comprometidas con la sociedad. Agenda una cita con nosotros, aquí:

Haz tu cita AQUÍ >

También podría interesarte:

 

Categorías: Consejos para padres, Colegio Cedros Norte, Aprendizaje de niños

Escrito por Colegio Cedros Norte