<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1069148873240546&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
 5361 6181 Regresa al SITIO > Haz una CITA >
Publicado por Colegio Cedros Norte Jul 8, 2020 1:15:00 PM

8 dificultades comunes en la adolescencia y cómo solucionarlas

Entre los 13 y los 19 años de edad, es natural que los adolescentes estén expuestos a dificultades internas y externas. Al suceder se espera que hagan frente a los cambios hormonales, la pubertad, las fuerzas sociales y familiares, las presiones laborales y escolares, etc. 

Muchos adolescentes desean sentirse comprendidos. Es vital que sus sentimientos y pensamientos sean validados y que dicha validación provenga de sus padres. Los padres deben acercarse a sus hijos, que han lidiado con ciertas dificultades, con respeto y de manera amigable para conversar sobre sus preocupaciones.

Algunas de éstas, a las que los adolescentes se enfrentan hoy en día generalmente se relacionan con:

  • Autoestima e imagen corporal
  • Estrés y bajo ánimo
  • Uso excesivo de tecnología
  • Beber y fumar
  • Comportamientos desafiantes
  • Presión social y competencia

No es sorprendente que todas ellas estén relacionadas entre sí, de algún modo. Sin embargo, esto no significa que una conduzca a otra.

Los siguientes son algunos de los pasos importantes para construir una relación saludable con adolescentes y ayudarlos a manejar sus preocupaciones de manera efectiva. Ninguno de los pasos/soluciones funciona de forma aislada y la combinación de algunos o todos será más productiva.

Identificación temprana

Cambios en los patrones de sueño y en hábitos alimenticios, disminución del interés en actividades normales y sanas, calificaciones bajas en la escuela y aislamiento voluntario son señales que es preferible atender en cuanto se presenten

El aumento en la presión por actuar de cierto modo, competir con amigos, etc., también puede conllevar un estrés no deseado. Estar atento a estos señales desde una etapa temprana puede prevenir peligros adicionales y darles a conocer a los adolescentes formas óptimas de lidiar con sus preocupaciones.

Comprender la transición

Es crucial que los adolescentes sientan que sus emociones y pensamientos son validados, porque lo que se encuentran vivenciando es parte determinante de sus vidas. Los padres y tutores no deben juzgarlos si no es con el fin de encaminarlos constructivamente

Ser comprensivos hacia los adolescentes y al hecho de que están expuestos a una variedad de emociones (la pubertad es una de las transiciones más relevantes en la vida) es un paso importante para comprender esta transición

Ira, confusión, celos, actitudes no conformes, aversión hacia los padres necesidad de privacidad, etc., son algunos ejemplos de las emociones que sienten. Los comportamientos desafiantes son el resultado de su incapacidad para manejar adecuadamente la intensidad de tales emociones.

Contenido relacionado: ¿Qué cambios emocionales ocurren durante la adolescencia?

Transferir conocimiento

Una de las preocupaciones que surge a partir de la curiosidad y la necesidad de independencia o de control implica la posibilidad de experimentar con alcohol o drogas. A menudo se cree que al educar a un niño sobre estos asuntos hará que deseen experimentarlos. No obstante, eso es un mito.

Asimismo, no es secreto alguno que el nivel de exposición que tienen los adolescentes hoy en día, debido al internet, no tiene comparación. Los padres deben hablar y hacerlos conscientes de cómo protegerse en este medio.

Sin embargo, una conversación oportuna, comprensiva, objetiva y regular sobre estos temas les ayudará a tomar decisiones informadas.

Cultivar respeto

La opinión o las decisiones de un adolescente mejorarán su autoconfianza y autoestima. La capacidad de la mayoría de jóvenes para desarrollar una autoestima positiva se ve afectada por la vida familiar y las críticas de los padres. Hacer del respeto una virtud mutua fomentará un vínculo más fuerte entre padres e hijos.

Buena relación

Cada padre tiene una perspectiva diferente sobre la educación de los hijos. Una relación sana entre hijo y padres es lo más esencial durante la adolescencia. La comunicación es la clave para que una relación así pueda desarrollarse, lo que llevará al joven a sentirse cómodo hablando con sus padres. 

Encontrar el equilibrio correcto entre ser amigo y padre es importante ya que esto ayudará a desarrollar una relación adecuada. Por ejemplo, los adolescentes que se enfrentan a problemas con su imagen corporal se beneficiarán de un enfoque equilibrado respecto a la crianza, lo que puede ser resultado de una buena relación.

Confianza y aceptación

Por espiar a los hijos, consultar con amigos suyos o dudar de ellos, podrían sobrevenir algunos comportamientos desafiantes. Es fundamental aceptar a los hijos adolescentes como son y generar confianza. Esto alentará su confianza y su aceptación en sí mismos, y la de aquéllos en su entorno.

Contenido relacionado: 6 recomendaciones para lidiar con un adolescente rebelde y desafiante

Comunicación y un espacio seguro

Un canal de comunicación claro abre muchas posibilidades. Esto no sólo mejorará la relación, sino que también ayudará al niño a confiar en los padres respecto a temas delicados. 

Los padres deben sentirse libres para hablar con los hijos sobre problemas comunes. A veces, la incapacidad para discutir puntos buenos y malos, impulsa a los jóvenes a dar pasos equivocados por curiosidad. La comunicación efectiva fomenta la confianza, el respeto y la aceptación entre hijos y padres.

Búsqueda de ayuda

La búsqueda de ayuda profesional se ha convertido en una práctica común y accesible. Es relevante capacitar a los adolescentes con información sobre cómo buscarla, incluso en ausencia de los padres. También lo es que los padres sean conscientes de sus necesidades y limitaciones y estén abiertos a aceptar ayuda.

Las preocupaciones a que se enfrentan los adolescentes hoy en día están interrelacionadas en muchos casos. Los padres, maestros y otros tutores deben ser conscientes de las preocupaciones propias de los adolescentes y estar preparados para mitigarlas tanto como puedan.

Sé el mejor amigo de tu hijo y guíalo sin ser excesivamente exigente. El período entre los 13 y los 19 años suele ser uno complicado, a medida que los jóvenes atraviesan muchos cambios, físicos y mentales. Una de las mejores soluciones consiste en abordar tales preocupaciones con empatía y amor.

Los padres tienen que encontrar formas innovadoras de conectarse con sus hijos y construir una relación para apoyarlos afectivamente durante esta difícil fase de crecimiento.

En el Colegio Cedros Norte estamos conscientes de que la adolescencia es un período en el que nuestros alumnos terminan de forjar su personalidad, hábitos y actitudes que los acompañarán de por vida, por eso buscamos orientarlos y ayudarlos a desarrollar un equilibrio en su vida. Conoce mejor nuestra preparatoria:

Preparatoria >

También podría interesarte:

Categorías: Colegio Cedros Norte, Preparatoria, adolescentes

Escrito por Colegio Cedros Norte