<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1069148873240546&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
 5361 6181 Regresa al SITIO > Haz una CITA >
Publicado por Colegio Cedros Norte Nov 21, 2018 12:00:00 PM

7 consejos para ayudar a que tu hijo supere los problemas escolares en la adolescencia.

La escuela puede llegar a ser difícil para muchos niños, pero ¿qué haces cuando las dificultades se vuelven demasiadas? 

La escuela secundaria es un momento crucial en la vida de un adolescente, y también puede ser un periodo muy difícil para muchos estudiantes. Los conceptos se vuelven más complicados, aumenta la carga de trabajo, y pasan por cambios corporales y emocionales. Con esto, muchos jóvenes pueden comenzar a tener problemas con la escuela.

Esto no sucede de la noche a la mañana. Para un niño, fallar en la escuela es una suma de tareas mal hechas, faltar a clases e incluso perder la motivación. Como padres, es muy importante abordar el problema rápidamente, que tu hijo lo reconozca y se encuentre una solución. Te dejamos estos 7 consejos para lograr que se supere a sí mismo y lo que esté enfrentando.

1.- Identifica el problema

Puede haber una serie de razones por las que tu hijo está enfrentando un problema. Él podría no entender la materia, tener dificultades para administrar el tiempo entre el trabajo escolar y el tiempo libre, podría no estar haciendo sus tareas o no estar motivado.

Cualquiera que sea el problema para tu hijo, es importante buscar ayuda antes de que el problema se salga de control. Al entablar una buena comunicación con tus hijos les puedes mencionar que pasaste por situaciones similares y contarles cómo resolviste el problema.

2. Reconoce tu papel

Esto es particularmente difícil para algunos padres. Aunque cada estudiante debe asumir la responsabilidad de sus estudios, también podemos preguntarnos qué estamos haciendo por su educación.

Primero es el ejemplo que le establecemos como padres. ¿Estás cumpliendo con tus propias responsabilidades o pospones y evitas las cosas?

En segundo lugar, vale la pena preguntarse si tu hijo se siente cómodo al comunicarse contigo. Si estuviera pasando por un momento difícil, ¿podría decírtelo? La confianza es clave para construir la autodisciplina en los jóvenes.

3. Trabajen juntos

Una vez que tu hijo esté listo para hablar sobre sus calificaciones y tratar de mejorarlas, es hora de que trabajen juntos.

Intenta siempre guiarlos para que ellos lleguen a la solución y no solo indicarles cómo hacerlo. ¿Qué sucedió y cómo puedes ayudar a mejorar las cosas? Esto les permitirá identificar el problema en el futuro y saber cómo reaccionar ante él.

Si tu hijo está fallando en la escuela, esto no significa necesariamente que carezcan de la voluntad o la autodisciplina para tener éxito. Es posible que estén haciendo todo lo posible y estén luchando por cumplir con las expectativas. Acércate a tu hijo y ayúdalo a mejorar. Este momento podría ser una lección de vida importante para ellos.

4. Apóyalos con ayuda extra

Muchos adolescentes temen pedir ayuda porque están avergonzados o simplemente no comprenden, incluso cuando el profesor intenta explicar los conceptos nuevamente. Quedarse después de la escuela para obtener ayuda adicional, reunirse con un tutor o unirse a un club de tareas puede ser una estrategia útil para muchos estudiantes.

Ayúdalos a entender que no tienen por qué avergonzarse y que al ver los resultados se sentirán mejor y verán que valió la pena.

5. Motívalo a hacer su trabajo

A veces los adolescentes no están tan motivados para completar su trabajo. Es posible que hayan perdido interés o simplemente se aburran con un tema en particular.

Reconoce cuáles son sus gustos y fortalezas, además de la manera en la que más se les facilite aprender. Discute las estrategias que ayudarán a motivar a tu hijo adolescente a realizar su trabajo.

6. Crea una rutina y elimina distractores.

Esto debe incluir la tarea después de la escuela y la cena juntos, sin teléfonos. Esto puede ser difícil, pero como padres debemos tener el control y establecer reglas para el uso del teléfono y más si las calificaciones de tus hijos han bajado. Elimina las distracciones de tu hijo como dispositivos, videojuegos o tiempo de televisión, hasta que el estudiante pueda administrar sus tareas escolares.

Ayúdalos dándoles el ejemplo. Enséñales que no es un castigo sino una manera de vivir. Cumple con tu rutina personal y establece una rutina familiar en donde todos cumplan su papel. Esto le ayudará a poner prioridades y cumplir con ellas.

7. Revisa sus calificaciones y habla con los profesores para conocer más sobre su desempeño. 

Los estudiantes con una inclinación por el fracaso (e incluso aquellos que no lo hacen) tienen una tendencia a mentir sobre lo que está sucediendo en la escuela y en el salón de clases. Puede ser posible que inventen pretextos para no ser castigados o reprendidos.

Hazles entender que es su obligación estudiar para tener un mejor futuro, pero que también pueden confiar en ti y compartir cualquier problema sin la necesidad de mentirte. Debes ser firme pero comprensivo, de que pueden estar pasando por situaciones que no son académicas y que esto puede estar afectando su vida académica.

Muchas veces ayuda tener una constante comunicación con los profesores ya que ellos pueden tener una idea más certera de lo que está sucediendo y de lo que se puede hacer al respecto.

Convertir las malas notas en buenas calificaciones es un esfuerzo grupal entre padres, maestros y estudiantes. Los padres deben ser parte de la educación de sus hijos. Lo mejor que puedes hacer es involucrarte, ser consistente, ser solidario y ser paciente. El colegio Cedros Norte cree en la importancia de la comunicación entre padres y maestros para un mejor desarrollo de los alumnos tanto académicamente como personalmente, por esta razón nos enfocamos en tener una buena relación con los padres y ayudar a sus hijos a impulsar sus habilidades.

notebook-336634_1280

Categorías: Colegio Cedros Norte, Consejos para padres, Secundaria

Escrito por Colegio Cedros Norte