<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1069148873240546&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
 5361 6181 Regresa al SITIO > Haz una CITA >
Publicado por Colegio Cedros Norte May 20, 2019 4:38:12 PM

7 consejos para que un niño mejore su velocidad de procesamiento

La velocidad de procesamiento es una forma de describir cómo el cerebro recibe, comprende y responde a la información. No todos pensamos al mismo ritmo. Y aunque ésta no tenga nada que ver con la inteligencia de un niño, los niños que lidian con una velocidad de procesamiento lenta pueden hallar dificultades para seguir las lecciones y completar las tareas en la escuela.

Una velocidad de procesamiento lenta también está relacionada con el desarrollo de la alfabetización y las habilidades matemáticas. Puede hacer que un niño se atrase respecto a sus compañeros, se frustre y forme asociaciones negativas con el aprendizaje. A menudo, estas experiencias hacen que los niños piensen que no son buenos para la escuela, lo que causa una baja autoestima y una falta de confianza en sí mismos.

Pero esta espiral descendente puede evitarse si los síntomas son reconocidos desde el principio. Cuando a los estudiantes se les proporciona capacitación en estrategias dirigidas y los maestros ajustan las tareas de manera apropiada, ello les brinda a los niños con velocidad de procesamiento lenta la mejor oportunidad para alcanzar su máximo potencial.

1. Conceder tiempo, tiempo y más tiempo.

Los niños con velocidad de procesamiento lenta no son perezosos, sólo procesan el conocimiento a un ritmo más lento. Esto implica que necesitan más tiempo para entender las lecciones, tomar exámenes y completar el trabajo fuera de la escuela.

Todo en conjunto, desde leer un libro hasta seguir las instrucciones de sus padres puede llevarles más tiempo. Por eso es crucial que se les dé todo el tiempo que requieran. La concentración también juega un papel determinante por lo que enseñar a tu hijo a concentrarse lo ayudará a tener un mejor procesamiento.

2. Repetir las instrucciones de la tarea.

Las instrucciones son particularmente difíciles de procesar, pues exigen de la comprensión y la retención de múltiples piezas de información en la memoria de trabajo y del tiempo suficiente para que se actúe sobre ellas. La repetición no sólo es clave, sino que frecuentemente involucra varios sentidos para ayudar al niño a entender lo que pretende aprenderse. Esto implica leer las instrucciones en voz alta, mostrar imágenes ilustrativas o diagramas e incluso ejemplos de trabajos terminados.

3. Proporcionar esquemas y resúmenes de las lecciones.

Asumir demasiados detalles a la vez puede causar una sobrecarga cognitiva para el niño con una velocidad de procesamiento lenta. Puedes ayudar a tu hijo por medio de resúmenes que resalten las ideas principales así como la esencia de una lección y le permita comprender el panorama general antes de abordar los puntos más detallados.

4. Fomentar el aprendizaje excesivo.

Algunos niños pueden sentirse tontos al leer la misma cosa una y otra vez, pero este tipo de aprendizaje repetitivo puede ser exactamente lo que necesite un niño con velocidad de procesamiento lenta para que entienda un conjunto de instrucciones. Si la repetición de una lección logra el cometido de cognición, sin duda será efectiva.

Contenido relacionado: 8 apps que ayudarán a la educación de tu hijo

5. Hacer que lo resuelvan en papel.

Intentar hacer malabares con múltiples piezas de información en la cabeza puede abrumar enormemente a un niño con una velocidad de procesamiento lenta. Puede hacer que él o ella se frustre rápidamente con una tarea. Afortunadamente, muchas actividades de resolución de problemas en la escuela, especialmente en lo que atañe a habilidades matemáticas, se prestan para trabajar en papel.

6. Abordar un pregunta a la vez.

Cuando los niños completan una hoja de trabajo o realizan un examen que presenta varias preguntas en la misma página, conviene ocultar todas las preguntas, excepto aquélla en que se esté trabajando. El niño puede hacer esto con su mano o con un pedazo de papel en blanco que puede mover mientras trabajan. Esto hará que sea más fácil concentrarse en la información que se solicita y comenzar una tarea que parezca abrumadora a primera vista.

7. Acortar las tareas.

Estos niños pueden llegar a cometer más errores, simplemente porque sus cerebros se encuentran tensos al tener que procesar la tarea en cuestión. Concentrarse y reducir la carga de trabajo puede permitirles invertir más tiempo en realizar tareas de calidad. Después de todo, ¡sólo existe determinado tiempo en un día y los niños con procesamiento lento tienden a quedarse sin éste rápidamente!

En el Cedros Norte sabemos que cada alumno es único y su proceso de aprendizaje es diferente, por lo que contamos con una educación personalizada. Colocamos a la persona en el centro de toda nuestra actividad, y propiciamos que desarrollen sus habilidades de la mejor manera y a su propio ritmo. Entra y conoce más sobre nuestro modelo educativo.

Modelo educativo del Colegio Cedros Norte

 También puede interesarte:

• 5 actividades para hacer más inteligente a tu hijo

• 10 razones por las que tu hijo no se concentra en las clases

Resultado de imagen para pensamiento niños

Categorías: Consejos para padres, Colegio Cedros Norte

Escrito por Colegio Cedros Norte