<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1069148873240546&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
 5361 6181 Regresa al SITIO > Haz una CITA >
Publicado por Colegio Cedros Norte Feb 13, 2019 11:31:40 AM

5 maneras de motivar a tu hijo para que sea feliz

¿Tu hijo está desinteresado por la escuela? ¿Se niega a esforzarse por obtener buenas calificaciones? ¿Ya has recurrido a varias opciones sin resultado alguno? ¿Cómo es posible motivar a un estudiante desmotivado? Por supuesto, como padre, reconoces el valor y la importancia de la educación superior para su futuro. No obstante, la apatía académica es un tema complicado, y por lo general ninguna conferencia, ruego o amenaza cambiará el parecer de un niño.

En primer lugar, debes comprender las causas de la falta de motivación. Una vez que tengas mejor idea acerca de la fuente del problema, puedes desarrollar una estrategia más efectiva para combatir la aparente indiferencia de tu hijo hacia la educación.

Obstáculos a vencer para infundir motivación

Autoestima insuficiente

Los niños que tienen mala impresión de sí mismos evitan actividades que consideran más allá de sus capacidades. Incluso aunque realmente pueda serles fácil completar una tarea determinada, estos estudiantes adoptan un comportamiento contraproducente para proteger la escasa autoestima que poseen. Para ellos, resulta mejor contener el esfuerzo o postergarlo en lugar de arriesgarse a intentar alcanzar un objetivo, fracasar y sentirse aún peor consigo mismos.

Contenido relacionado: 6 formas de ayudar a tu hijo a desarrollar una autoestima positiva

Menos apoyo en el hogar

El entorno de casa moldea la disposición inicial que los niños mantienen hacia el aprendizaje. En un hogar donde se fomenta la curiosidad, las preguntas y el descubrimiento, los niños reciben el mensaje de que la educación vale la pena y constituye una satisfacción personal. Lo cual hace más probable que asuman los riesgos inherentes a las actividades académicamente desafiantes. Por otro lado, en un hogar donde no se fomenta aprendizaje alguno, los niños llegan a entender que la educación no tiene demasiado valor y que carecen de competencia y capacidad para aprender.

Expectativas en el aula

Con frecuencia, los estudiantes reflejan las actitudes de sus maestros. Si éstos creen que sus estudiantes son aptos para aprender, es más probable que logren confiar en sí mismos y en sus habilidades. Dichos profesores asignan tareas desafiantes, significativas y alcanzables que promueven la motivación y estimulan esfuerzo y éxito. A la inversa, cuando los maestros adoptan la postura de que son fuente de todo conocimiento y que sus alumnos son incompetentes, los inclinan a ser más propensos a desconectarse, dejar de intentar y fallar.

Presión

Muchos alumnos desmotivados lo están porque responden negativamente a la presión. Ya sea que consista en tensión percibida o real, estos niños dependen de ciertos mecanismos de defensa para protegerse de la incomodidad generada por presión. A través de la postergación o la evasión, tratan de escapar de sus temores de fracaso e insuficiencia. Con el tiempo, llegan a aceptar las consecuencias de su comportamiento, por lo que parecen indiferentes e indispuestos, aún a medida que aumenta la presión que intentan esquivar.

¿Cómo motivar a tu hijo?

Promueve un ambiente familiar alentador y seguro

Todo niño necesita sentir que sus padres valoran su aprendizaje. Demuéstrale a tus hijos que el descubrimiento académico conlleva grandes satisfacciones y que la educación es importante, lo cual hará probable que desarrollen actitudes similares. Así, despierta su curiosidad por todo. Además, hazles saber a tus hijos que el fracaso es a menudo parte del proceso de aprendizaje y permite que fracasen sin afán de penalizarlos. Los niños que no tienen miedo al fracaso se hallan más dispuestos a aceptar desafíos escolares y tenderán mucho menos a sabotear sus propios esfuerzos académicos.

Haz uso de las recompensas con cuidado

Los alumnos que poseen motivación intrínseca realizan actividades debido al sentimiento de logro y disfrute que producen. En cambio, aquéllos que se basan en motivación extrínseca las realizan para obtener alguna recompensa o evitar un castigo. Generalmente harán el mínimo esfuerzo, con el fin de completar tareas de la manera más fácil posible. Además, ésta sólo dura mientras exista una compensación externa. En otras palabras, la motivación extrínseca da lugar a un progreso limitado que se esfuma al desaparecer la recompensa. Entonces, sopesa los beneficios al ofrecer recompensas por un buen trabajo.

Evita luchas de poder

Mantente realista, pues no podrás enfrentarte a toda lucha que surja, así que elige sabiamente tus batallas. Realiza una lista de comportamientos inaceptables y de las consecuencias resultantes. Por ejemplo, podrías efectuar que el reprobar en la escuela resulte en perder un privilegio favorito hasta que se levante la calificación. Resiste asimismo la tentación de incomodar a tu hijo indefinidamente o de quitarle toda posesión preciada. Si actúas de modo afable y tranquilo, hay esperanza de que tu hijo siga el ejemplo.

Desarrolla fortalezas

Encuentra un área en la que tu hijo sobresalga y concéntrate en ella. El fracaso constante es desmotivador, y si te enfocas en la debilidad, entonces el autoestima y la motivación sin duda disminuirán. Si tu hijo puede triunfar en un entorno no académico, pueden trabajar juntos para esclarecer los elementos del logro. Quizá tú y él logren formular una receta para el éxito y después aplicar los ingredientes al entorno educativo. Como conclusión, los estudiantes desmotivados quieren salir adelante, pero se encuentran retenidos por algún tipo de obstáculo. Con paciencia, tolerancia y esfuerzo, ayudarás a tu hijo a conducirse hacia el logro académico.

Resulta crucial para un padre el percatarse tanto de cuáles son las causas de las que puede surgir la falta de motivación en su hijo como de qué técnicas se puede valer para infundirle la motivación necesaria para que pueda triunfar en la escuela y en la vida. Como se ha mencionado, en ocasiones niños con grandes capacidades intelectuales e imaginativas dejan de esforzarse en la escuela y de luchar por salir adelante en su vida académica ciertamente no por carencia de habilidades, sino por otros problemas que radican más allá de las mismas. Para lo cual los padres deben prestar atención al asunto y confiar en que hay varios modos de brindar motivación a un hijo o ayudarlo en caso de que la haya perdido.

En Cedros Norte priorizamos el buen desempeño escolar de nuestros alumnos, pues no solamente buscamos que cursen sus estudios de primaria, sino que aprendan lo necesario para que puedan sobresalir en el resto de su vida académica, y asimismo prevemos que les sea facilitado todo el apoyo posible para que salgan adelante y venzan cualquier dificultad en el estudio, en especial durante esta temprana edad. 

A través de nuestras preceptorías, ayudamos a tu hijo a hacer planes de vida que se ajusten a sus habilidades y necesidades, y así lograr que tengan un buen desempeño y sean exitosos. Conoce más sobre ésto.

PRECEPTORÍAS >

 

También puede interesarte:

4 consejos motivar a tu HIJO.jpg

Categorías: Consejos para padres, Colegio Cedros Norte, consejos

Escrito por Colegio Cedros Norte